¡Luces, cámara, DB5!

Clásicos 08 Jul 2022

¡Luces, cámara, DB5!

Por Edgar Freitas

Dios quiere, el hombre sueña, ¡ha nacido el DB5! Fruto de la más profunda inspiración, así es como Aston Martin presentó al mundo este hermoso automóvil en 1963.
 
Cuando la elegancia y las prestaciones van de la mano, y el lujo es imprescindible, el Aston Martin DB5 está ahí para deslumbrar. Es la excelencia de sus exquisitos interiores, con un ligero toque de deportividad, lo que distingue a este clásico de cualquier otro coche antiguo y rápido.


Carismáticamente británica, ¡sus líneas son de origen italiano! Carrozzeria Touring fue el fabricante de este sueño sobre ruedas, utilizando las técnicas de construcción más avanzadas, la Superleggera. Este último, consistía en una técnica patentada por la empresa Carrozzeria Touring, donde el chasis del vehículo se construía en un elaborado sistema de tubos muy resistentes, donde se montaba la chapa de la carrocería, dando forma al vehículo.
 
Carrozzeria Touring fue pionera en el uso del túnel de viento y su vasta experiencia en el mundo de la aviación se remonta a mediados de la segunda década del siglo XX. Así, otras marcas se sirvieron de los conocimientos y técnicas desarrollados por esta empresa italiana, a saber, Hudson, Bristol y, obviamente, Aston Martin. Todas estas marcas vieron en el Superleggera una forma de construir coches robustos pero, al mismo tiempo, mantenerlos ligeros y competitivos. De esta forma, Aston Martin también construyó el DB5, utilizando las técnicas más avanzadas, muchas de ellas inspiradas, como ya se ha dicho, en la aviación, bajo patente.

La nomenclatura DB5 nos remite al propietario de la empresa Aston Martin entre 1947 y 1972, David Brown. DB dejó de utilizarse en la designación oficial de los automóviles Aston Martin cuando la marca fue vendida por problemas financieros precisamente en 1972. Aston Martin volvería a utilizar la nomenclatura DB después de 1993, cuando Ford adquirió la marca, presentando el DB7.
 
Una curiosidad interesante tiene que ver con el hecho de que David Brown, mientras estuvo al frente de Aston Martin, utilizó como coche personal el mítico rival, el Jaguar XJ, alegando que era menos costoso de mantener.
 
David Brown aceptó el cargo de presidente honorario y vitalicio de Aston Martin por su crucial y meritoria labor.


El Aston Martin DB5 se describe a menudo como el coche más famoso del mundo, y hablar de este clásico sin mencionar a Bond, James Bond , es, como mínimo, difícil. Lo cierto es que la aparición del DB5 en la exitosa filmografía de 007 no fue en absoluto inocente. Inicialmente, y según los libros, escritos por el autor Ian Fleming, el agente secreto conduciría de hecho un Aston Martin, pero un DB III. El gran responsable fue John Stears, que transformó el elegante coche de lujo en una máquina temible, manteniendo al mismo tiempo con gracia sus líneas exteriores. Así, su presencia en la película dictó un aumento significativo de las ventas, e hizo de este excelente coche, un clásico intemporal.
 
Para muchos, es el coche más bonito que Aston Martin ha fabricado nunca, pero como la belleza es siempre un factor cuestionable, yo soy de la opinión de que es sin duda el más carismático y popular.


Desde el punto de vista técnico, el Aston Martin DB5 respondía plenamente al estatus que sus líneas transmitían con tanta elegancia. Equipado con un motor de seis cilindros en línea, dos árboles de levas en cabeza y una cilindrada de cuatro litros, el DB 5 sumaba unos 280 CV. Toda esta potencia aplicada a los dos ejes traseros permitía alcanzar una velocidad máxima de ¡más de 230 km/h! Con el tradicional cero a cien en poco más de siete segundos, el DB5 era un auténtico coche de carreras, con el lujo de una berlina ejecutiva. La versión estándar venía equipada con tres carburadores SU (Skinners Union). Aunque poco conocidos, los carburadores SU no sólo fueron utilizados por Aston Martin, sino también por todos los fabricantes británicos, a saber, MG, Morris, Jaguar, Volvo, Saab y Rolls-Royce, entre otros.
 
Con un carácter más deportivo, el Ferrari 250 GTO era probablemente su único oponente, pero eran dos bellos ejemplos de lo que mejor se hacía en el mundo del automóvil en los años sesenta.


Disponible como coupé, descapotable y Shooting-brake (wagon), fue en la versión coupé donde el DB5 llevó sus prestaciones aún más lejos con la versión Vantage. Así, el DB5 Vantage estaba equipado con el mismo bloque de cuatro litros, pero con árboles de levas más competitivos y tres carburadores Weber, que aumentaban la potencia hasta unos asombrosos 325 caballos. No hay que olvidar que estamos en 1963, y todo este poder parece excesivo para la fecha en cuestión.

 
Ya fuera para dejar atrás a los matones de Goldfinger o a los villanos de Spectre, el Aston Martin DB5 fue, es y probablemente será durante otros cincuenta años el coche más icónico, pero no por ello menos capaz de protagonizar una huida cargada de adrenalina, al son del majestuoso Big Six, ¡que tanta alma le da!

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram