Tres coches psicodélicos de estrellas de los años 60

Clásicos 14 Dez 2022

Tres coches psicodélicos de estrellas de los años 60

Para algunos, la década de 1960 fue pura rebelión: rebelión contra los conservadores años cincuenta, contra la guerra de Vietnam y contra el sistema establecido. Los jóvenes hicieron oír su voz y se negaron a aceptar costumbres y normas anticuadas. Y esta mentalidad también se vio en los coches psicodélicos que surgieron.

La década de 1960 produjo algunos de los músicos más talentosos e influyentes de los tiempos modernos. La riqueza de algunos jóvenes músicos se aplicó a coches de lujo. Eric Clapton tenía un Ferrari personalizado, Robert Plant un Aston Martin de 1965 y Jimi Hendrix un Corvette de 1968.

 


Hay tres vehículos de la década de 1960 que destacan por su pintura personalizada. En 1968, Janis Joplin compró un Porsche 356C y lo convirtió en psicodélico. Pinturas de mariposas, pájaros, setas y paisajes hicieron de dicho Porsche un objeto “único en su género”.
 
Joplin solía conducir por San Francisco y era fácil descubrir dónde estaba la cantante. Tras la muerte del tejano en 1970, su hermana y su hermano compartieron la propiedad del coche. La pintura original empezó a perder calidad y el Porsche fue repintado en gris.
 
Algún tiempo después, la familia de Joplin contrató a gente para restaurar el inusual trabajo de pintura y en 1995 el coche fue prestado al Salón de la Fama del Rock & Roll de Cleveland, Ohio.


En 2015, el citado vehículo salió a subasta, vendiéndose por 1,15 millones de dólares en la casa Sotheby’s de Nueva York. Los hermanos de Joplin planeaban donar la recaudación a organizaciones benéficas en nombre de la cantante de rock.
 
En 1962, el novelista Ken Kesey (autor de “Volando sobre el nido del cuco”) compró a International Harvester un autobús escolar amarillo de 1939. El escritor había decidido conducirlo de Nueva York a California, era 1964.




 A medida que más y más amigos decidían unirse a Kesey, el novelista se dio cuenta de que necesitaría un vehículo grande para transportar al grupo de la Alegre Banda de Bromistas.
 
El autobús fue pintado por Roy Sebern con un tema psicodélico, se puso la palabra “Furthur” en la parte delantera y el autobús se conoció con ese nombre a partir de entonces.
 
El viaje fue una fiesta alimentada por el LSD, con una parada en Phoenix para desplegar una pancarta (“¡Un voto por Barry es un voto por la diversión!”) al pasar por el cuartel general de la campaña presidencial del conservador Barry Goldwater.


 

Hicieron una parada en Houston para visitar el zoo y, en general, disfrutaron de la posibilidad de ver el país mientras se dirigían al este. La gira se filmó con la intención de hacer una película, pero la edición final de Kesey nunca llegó a estrenarse.
 
El periodista Tom Wolfe utilizó las películas para escribir un libro, “The Electric Kool-Aid Acid Test”, sobre el viaje. El último viaje que hizo el autobús fue al Festival de Música de Woodstock, en Nueva York, en 1969.


 

Después de Woodstock, el autobús se quedó en la propiedad de Kesey en Oregón. En 1990, Kesey consiguió un nuevo autobús Furthur (1947 International) coincidiendo con la publicación de “The Furthur Inquiry”, una autobiografía fotográfica de las aventuras de Kesey.
 
Kesey también volvió sobre sus pasos, con el objetivo de llevar su nuevo autobús a Cleveland en 1997 para una exposición (“I Want to Take You Higher: The Psychedelic Era 1965-69”) en el Rock & Roll Hall of Fame and Museum.


 

Kesey falleció en 2001 debido a complicaciones derivadas de una intervención quirúrgica para extirparle un tumor. La restauración del autobús original se financió a través de una campaña de Kickstarter y, en 2014, un nuevo equipo de Merry Pranksters participó en la gira del 50 aniversario de Furthur.
 
Es seguro decir que Lennon tenía el automóvil psicodélico más lujoso. En 1964, el músico compró un Rolls-Royce Phantom V. Originalmente era todo de color negro (excepto el radiador) y contaba con todos los extras posibles que ofrecía Rolls-Royce.

 

Había un espacio refrigerado en el maletero para mantener las bebidas frías y poder consumirlas mientras se veía la televisión portátil.
 
Aproximadamente medio año después de tomar posesión del coche, Lennon quiso hacer cambios y convertirlo en psicodélico. El asiento trasero se transformó en cama, se añadió un equipo de música y se instaló una bocina con la canción “Lili Marlene” de Marlene Dietrich.



 

En 1966, el Phantom tenía más de 20.000 millas y necesitaba una mano de pintura. Lennon se puso en contacto con J.P. Fallon Ltd. y les dijo lo que quería.
 
La carrocería se pintó de amarillo y los diseños corrieron a cargo de Steve Weaver. Elegantes paneles florales y remolinos cubrían el coche en varios colores y el signo astrológico de Lennon, Libra, estaba pintado en la parte superior.



 

El coche recibió muchas críticas de la generación anterior, para regocijo de Lennon. El colorido Phantom fue sustituido por un Phantom V blanco en la época del “Álbum Blanco”.
 
El Rolls-Royce psicodélico fue enviado a la Gran Manzana para pasar a posesión de Lennon, y la mayor parte del tiempo el músico prestó el coche a amigos o lo guardó. En 1977, el coche fue donado al Museo Cooper-Hewitt de la Smithsonian Institution, y cinco años después de la muerte de Lennon, en 1980, el museo subastó el vehículo a través de Sotheby’s. El coche fue comprado por el empresario canadiense Jim Pattison por 2.299.000 dólares y ahora se encuentra en el Royal BC Museum (Canadá), donde se expone ocasionalmente.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram