Los Corvettes italianos: El Kelly Vignale

Clásicos 18 Jan 2023

Los Corvettes italianos: El Kelly Vignale

Por Pedro Fernandes

Los proyectos más interesantes del mundo del automóvil suelen ser el resultado de la visión única de una personalidad con la ambición y los medios necesarios para embarcarse en la aventura de hacer realidad una idea compleja. Gordon Kelly fue uno de esos visionarios.

A principios de los años 60, Kelly trabajaba como diseñador al servicio de Brooks Stevens, un auténtico gigante del diseño industrial en Estados Unidos durante las décadas de 1950 y 1960, responsable de creaciones tan emblemáticas como el Jeep Wagoneer, los vagones Skytop Lounge construidos por Pullman y la Harley Davidson Hydra-Glide. La fama del empleador de Kelly le colocaba en una situación delicada; el diseñador había albergado durante varios años la intención de crear su propio Corvette como expresión personal de un ideal estético, un objetivo que podía ser malinterpretado por el influyente Stevens como un esfuerzo de Gordon por reafirmarse públicamente y quizá incluso convertirse en competencia de la propia firma que entonces le empleaba. Afortunadamente no fue así y Stevens acabó beneficiándose de los contactos que Kelly estableció en Italia para ayudar en el desarrollo de prototipos para Studebaker, una empresa constructora que tenía un contrato con la firma de Stevens.  

Gordon Kelly estudió detenidamente la creación de su Corvette, e incluso esculpió un detallado modelo a escala 1/8 del coche. Contactada por el diseñador, General Motors quedó intrigada por el proyecto y concedió a Kelly permiso para embarcarse en la aventura italiana. Entonces partió en busca del contexto ideal para dar vida a su visión. En Turín, en Carrozzeria Vignale, Kelly encontró una empresa perfectamente capaz de cumplir su sueño de un Corvette creado según sus especificaciones exactas. De hecho, el trabajo realizado por Vignale para Ferrari en la década de 1950 había influido profundamente en el diseño de Kelly, que se inspiró en el 212 Coupé fabricado por el popular carrocero.



El propietario visitaría Vignale varias veces en el transcurso del proyecto; sin embargo, la primera visita no fue lo suficientemente pronto como para evitar que los trabajadores de la firma italiana destruyeran por completo la carrocería del Corvette de fábrica (modelo 1959 o 1960, las fuentes difieren), que Kelly esperaba vender para recuperar parte de la inversión en el proyecto. El acto no fue malintencionado, simplemente un error de comunicación; los artesanos de Vignale, poco acostumbrados a los elementos de fibra de vidrio, no consideraron que el exterior del coche tuviera ningún valor, por lo que no escatimaron fuerza bruta en el proceso de desmontaje. La nueva carrocería se moldearía mediante el proceso tradicional de paneles batidos sobre un molde de madera, por lo que el original era -para los empleados de Vignale- completamente inútil. Aunque el desmontaje se llevó a cabo entonces en Carrozzeria Vignale, gran parte del trabajo se realizaría finalmente en Carrozzeria Sibona & Basano, también en Turín. Las dos empresas tenían una relación familiar además de profesional, ya que Walter Basano era sobrino de Alfredo Vignale.

Una espectacular parrilla oval domina el frontal del coche; el resto de la carrocería carece de adornos o elementos que comprometan la aerodinámica. El parabrisas se ha tomado de un Lincoln y se ha recortado a medida en la nueva creación, mientras que las extraordinarias llantas de aluminio de ocho pistones son exclusivas del coche, habiendo sido producidas por Kelsey-Hayes (décadas antes de que la firma se incorporara a la cartera de Lucas a través de la fusión con Varity). Los parachoques traseros son extremadamente interesantes y bastante adelantados a su tiempo, consistentes en bloques de goma muy similares a los que se montarían en los Porsches de la década de 1980. Los tiradores de las puertas del coche, con un aire futurista similar, recuerdan a los del Aston Martin Vantage de principios de milenio. El interior del Corvette Kelly era prácticamente idéntico al de la versión de fábrica, salvo por la inclusión de un cuentarrevoluciones Jaeger procedente de un Abarth.

El sueño de Gordon Kelly acabaría necesitando 14.000 dólares para hacerse realidad, una suma muy considerable a principios de los años sesenta. Recordemos que, en aquella época, un Corvette nuevo tenía un precio de venta al público de poco más de 4000 dólares. Presentado en la edición de 1961 del Salon de l’Automobile de París, el Corvette Kelly fue una de las sensaciones del evento, habiendo conseguido una gran atención mediática. El coche permaneció en posesión de Kelly hasta su muerte en 2004. Posteriormente se vendió y pasó a formar parte de la colección de John Breslow, que también incluye ejemplares del Jaguar XKSS, el E-Type Lightweight, el Shelby Cobra 289 y uno de los nueve Alfa Romeo TZ3 Stradale Zagato.

Con el coche, Breslow también se convirtió en el custodio de todo el material asociado al diseño y construcción del Corvette Kelly Vignale, incluyendo el modelo a escala y los bocetos originales, así como toda la correspondencia intercambiada entre Gordon Kelly, GM y Vignale; una colección de valor incalculable para acompañar a una creación única. En un vídeo de Petrolicious en 2016, Breslow describió el coche como “un Van Gogh que puedes conducir”.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram