Historia de un inversor

Clásicos 22 Jan 2023

Historia de un inversor

Por Irineu Guarnier

Un conocido mío, joven analista del mercado de materias primas agrícolas, invirtió todos sus ahorros en acciones. Su proyecto, me confió, era obtener dividendos mensuales que le permitieran no tener que trabajar después de los 40.

En un momento en que las acciones acumulaban ganancias sobre ganancias en los mercados bursátiles, intentó convertirme en “inversor”. Confiado en fórmulas infalibles capaces de potenciar las ganancias y detener las pérdidas en el momento oportuno, me aseguró que nunca perdería el dinero que tanto me había costado ganar si invertía en “papeles seguros”.

Con estas acciones, protegidas por tales “mecanismos de seguridad”, ganaría mucho dinero con poco esfuerzo. Su entusiasmo era tan grande que casi me convenció. En cualquier caso, como desconfío de las fórmulas mágicas de enriquecimiento rápido -y lícito- sin mucho trabajo, le dije que, si tuviera dinero para invertir, lo invertiría en otro “activo”: un coche viejo.



¿Un coche viejo? Mi amigo se sorprendió. Pero, ¿es eso una inversión? De hecho, muchas personas consideran que los coches antiguos son sólo un pasatiempo. Pero lo cierto es que, tanto en Europa como en Estados Unidos, la valoración de los coches de colección ha sido algo impresionante. Consideremos los precios récord registrados en las subastas europeas, del orden de millones de euros.


Quien compra un automóvil antiguo, original y en buen estado, o lo restaura cuidadosamente, difícilmente pierde dinero a la hora de revenderlo. Por no hablar de que es una actividad cultural, gregaria, desestresante, que genera muchos puestos de trabajo directos e indirectos (para mecánicos, caldereros, pintores, tapiceros, recambistas, propietarios de talleres, etc.). En otras palabras, también es una actividad económica. Pero no es ni mucho menos comparable a la tensión solitaria de seguir, minuto a minuto, en la pantalla de un ordenador, las subidas y bajadas de las acciones en un mercado sobre el que no se tiene el menor control.

Esto no quiere decir que los mercados bursátiles no sean una buena forma de inversión. Lo son. Y son importantes para la economía de cualquier país, porque permiten a las empresas crecer. Pero sigo pensando que la bolsa no es un juego para pequeños inversores. La bolsa es para quienes tienen mucho dinero y no lo necesitan a corto plazo. Mi amigo debe haberse decepcionado con mi “conservadurismo”…

Nuestra conversación tuvo lugar en agosto de 2008. Un mes después se produjo la quiebra de Lehmann Brothers, que sumió al mundo en una terrible crisis internacional. Tras el incendio que incineró las ganancias de millones de accionistas en todo el mundo, y la enorme devaluación que sufrieron las acciones de casi todas las grandes empresas, creo que mi gurú financiero empezó a mirar con otros ojos a los coches viejos que ve por las calles. Y, tal vez, me encuentre un poco menos “excéntrica”.

Fotografías: Eduardo Scaravaglione



Irineu Guarnier Filho é brasileiro, jornalista especializado em agronegócios e vinhos, e um entusiasta do mundo automóvel. Trabalhou 16 anos num canal de televisão filiado à Rede Globo. Actualmente colabora com algumas publicações brasileiras, como a Plant Project e a Vinho Magazine. Como antigomobilista já escreveu sobre automóveis clássicos para blogues e revistas brasileiras, restaurou e coleccionou automóveis antigos.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram