70mm: Rush (2013)

Clásicos 23 Jan 2023

70mm: Rush (2013)

Por António Almeida

Niki Lauda contra James Hunt, una de las rivalidades más míticas de la Fórmula 1. Rush lleva a la gran pantalla la evolución de la carrera de ambos, desde sus orígenes en la Fórmula 3 hasta la eufórica temporada de 1976.
 
El comienzo de la película nos lleva directamente a la parrilla de salida en Nürburgring el 1 de agosto de 1976. Sin duda uno de los mejores momentos de toda la película. Un monólogo de Niki Lauda, interpretado por Daniel Bhrül, acompaña la captura cinematográfica de los últimos momentos antes de la salida, suficiente para hacer hervir la sangre de cualquier aficionado.
 
Volviendo al principio de sus carreras, Ron Howard intenta recrear las raíces de la rivalidad, la diferencia entre las personalidades de los dos pilotos se hace completamente evidente. James Hunt, el playboy incorregible con una actitud descuidada en la pista y Niki Lauda el profesional responsable que calcula cada uno de sus movimientos.




Su talento era evidente, sólo era cuestión de tiempo que ambos llegaran a la Fórmula Uno.
 
Para entonces, Hunt ya formaba parte de Hesketh Racing, un equipo propiedad de Lord Alexander Hesketh. Junto con el equipo, Hunt dio el salto a la Fórmula 1, llevando el exuberante estilo de vida que les caracterizaba a la más alta competición. Champán, langosta y caviar servidos en un ambiente de fiesta en los fosos. En contraste con la profesionalidad de los demás equipos, este grupo acabó acuñando la famosa frase “Sexo, desayuno de campeones”, que adornaba el traje de Hunt.


Por otro lado, Lauda, pese a pertenecer a la élite austriaca, tuvo que adoptar una estrategia diferente. En contra de los deseos de su familia, pidió un préstamo y se puso en contacto con una escudería en apuros económicos que satisficiera sus exigencias, en este caso BRM, donde su talento para dar forma al coche le hizo destacar. Cuando su compañero de equipo Clay Regazzoni regresó a Ferrari en 1975, les recomendó que contrataran a Lauda.


Dado su talento para configurar modelos, en las primeras pruebas en Fiorano descubre los principales defectos de la puesta a punto del Ferrari 312. Es en este momento cuando las líneas de la ficción y la realidad parecen cruzarse. De hecho, Lauda le dijo directamente a Piero, el hijo de Enzo, en ese momento traductor de su padre: “¡El coche es una mierda!”. Enzo prometió arreglar los problemas del coche a condición de que Lauda tuviera que batir su tiempo en Fiorano en cinco décimas, de lo contrario sería despedido. Se proclamó campeón del mundo en 1975 y la Scuderia Ferrari ganó su tercer título de constructores. Estos pequeños detalles son los que elevan esta película a un fantástico nivel de precisión, la atención al detalle y los hechos históricos están presentes en todo momento.


Con problemas financieros Hesketh dejó el deporte en la temporada 1976, Hunt sin equipo pudo sustituir a Emerson Fittipaldi en McLaren. Hoy en día, esta temporada sigue siendo recordada como una de las más turbulentas de la historia de este deporte, por diversas razones que van desde accidentes, descalificaciones y decisiones políticas tras las carreras. Dado que el hito principal es el accidente de Lauda en el “Infierno Verde”, cabe señalar que esta escena se rodó en el circuito de Nürburgring, exactamente en el mismo lugar, y se recreó con el mayor realismo posible.


Lauda sufrió graves quemaduras que le dejaron parcialmente desfigurado, siendo las más graves las causadas por la inhalación de gases tóxicos que dañaron sus pulmones. Pero su voluntad de seguir en la carrera por el campeonato era más fuerte.  


Apenas seis semanas después, todavía convaleciente, Lauda volvía a la pista en el Gran Premio de Italia, donde logró la cuarta plaza. Este regreso fue una sorpresa para todos, incluso para Ferrari, que ya había contratado a un sustituto de Lauda, Carlos Reutemann. El final de la temporada y la final del campeonato tuvieron lugar en Fuji, bajo una lluvia torrencial, y Hunt se proclamó Campeón del Mundo de Fórmula Uno.


Es una historia fascinante, en la que muchos de los detalles dan la sensación de adorno y ficción, pero son pura realidad de lo que ocurrió en la época, y a menudo se retratan con cierta suavidad. Según Niki Lauda, la película es correcta en un 80%, sólo señala el hecho de que se le retrató como una persona demasiado seria, pero en realidad también se divertía y socializaba con todos los pilotos. En sus palabras, “en aquella época la posibilidad de perecer en un accidente durante la temporada de Fórmula Uno era enorme, así que teníamos que vivir lo más posible cuando estábamos fuera de la pista”, la rivalidad fuera de la pista se exageró para conseguir un efecto dramático.

En realidad, Lauda y Hunt eran buenos amigos, incluso compartían piso en Londres y bebían juntos después de las carreras. Más tarde, cuando Hunt perdió su fortuna en malas inversiones y se entregó al alcoholismo, Lauda y Bernie Ecclestone le ayudaron en su recuperación. Hasta su muerte, Hunt estaba completamente sano y el infarto cogió a todo el mundo por sorpresa.


Apoyando su creación en el realismo del deporte, utilizando los coches de carreras originales, manteniendo al mínimo las imágenes generadas por ordenador y con comentarios de expertos, Ron Howard ha logrado la mezcla perfecta de drama y realidad, algo que rara vez ocurre en una película sobre competición. Rush es sin duda una de las mejores películas de carreras jamás rodadas, que merece la pena ver y volver a ver.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram