La carrera

Archivos 05 Fev 2023

La carrera

Por José Correia Guedes

Era el año 2012 y mi entusiasmo con Porsche 356 y su club (que ayudé a formar) estaba en su punto álgido. Eran pocos los eventos que me perdía en Portugal o incluso en el extranjero, como atestigua la nutrida representación portuguesa en el Encuentro Internacional Porsche 356, celebrado en Merano, Italia, en ese mismo año, donde por primera vez tuve contacto con un evento de ese tipo y dimensión. Así que no es de extrañar que cuando me hablaron de estar presente en la Santa Cruz Air Race dijera inmediatamente “sí”. Sólo más tarde me encontré pensando “¿pero qué demonios hará un Porsche 356 en una carrera aérea?

Me enteré poco después. Alguien relacionado con la organización se me acercó para hacerme una supuesta oferta que no pude rechazar:

– “¿Qué dirías (yo) de una carrera de tacos con un avión en la pista de Santa Cruz? Para ver quién alcanzaba primero los 1000 pies, más o menos 300 metros. Sería divertido”.



La idea me pareció un poco extraña y quise preguntar si realmente era ilegal, pero luego pensé que lo mejor era callarse, porque cuando se tiene miedo a las respuestas, es mejor no hacer preguntas. Sentido común elemental.

¿Un coche y un avión acelerando uno al lado del otro para ver quién alcanza antes los 300 metros? La idea me pareció un poco excéntrica y potencialmente peligrosa, pero en el fondo me empezó a hacer gracia y pensé para mis adentros que “esto, con el piloto adecuado en el avión, podría ser hasta divertido”. En el avión y en el coche”.

– “¿Y quién va a pilotar el avión?”, pregunté a mi interlocutor. “¿Qué avión? Tiene que ser alguien que lo sepa porque el menor descuido podría ser el fin de ambos artistas”.

– “Simple. Luis Garção va allí a hacer unas volteretas con Pitts y podemos convencerle de que nos acompañe en este acto. ¿Qué te parece?”.

– “Creo que es bueno. Correré cualquier carrera con esa. No sé si ganaré, pero correré cualquier carrera.

Conocía bien a Luís Garção y sabía que estaba perfectamente preparado para el reto. Cuando se incorporó a TAP como copiloto, yo ya era capitán de Boeing 737, lo que nos permitió hacer algunos vuelos juntos. Me gustó desde el primer momento. Buen profesional, sencillo, educado y divertido, Luís fue siempre una buena compañía. Es decir, casi siempre. Es que me estoy acordando de aquella vez que después de haber despegado de algún sitio en una luminosa mañana de verano con el B737 lleno de pasajeros se volvió hacia mí y disparó:

– “Oh Ze, lo que esto realmente estaba pidiendo ahora era un tonneau de barril. ¿Qué te parece?”

– “Creo que estás medio fuera de lugar, eso es lo que pienso. ¿Has pensado en la anciana del 3A? Podría ser tu abuela y lo más probable es que vomitara su croissant del desayuno y su calcetín de leche en el respaldo del pasajero delantero”.

– “Vale, ya está. Todo muy limpio y ordenado, muy tranquilo…”

(Nota muy importante: Este diálogo nunca existió; me lo acabo de inventar. Fue sólo para preparar el terreno para lo que ocurrió 30 años después, cuando Garção me invitó a dar una vuelta con él en Pitts y hacer algunas acrobacias. Le agradecí la invitación pero abandoné la advertencia:

– “Si voy contigo en Pitts no será la vieja del 3A sino el viejo del asiento de atrás quien te ensucie el avión. ¿Apostar?”).

Hora de cerrar paréntesis y volver a la Santa Cruz Air Race de 2012. Tras pactar las reglas (¿qué reglas?) del juego, ambos nos dirigimos a la cabeza de la pista, cada uno con su vehículo: Luis con Pitts, yo con Porsche 356. Se suponía que era el controlador de la torre quien daba el pistoletazo de salida, pero para no meterle en ese lío decidimos que nos entenderíamos por señas. Aparcábamos uno al lado del otro y, cuando ambos dábamos la señal de OK, pisábamos a fondo el acelerador del coche y avanzábamos hacia el avión. Todo muy simple y básico: el Pitts en el carril izquierdo de la pista, el Porsche a la derecha.


Así fue. Más o menos. Luis me hizo la señal de OK con el pulgar de su mano derecha levantado y yo le respondí con el mío hacia abajo. No estuvo bien. Le hice señas de que algo pasaba a la izquierda del avión y, mientras él buscaba algo que no estaba allí, yo apreté el acelerador y me lancé a la pista. Pillado desprevenido, Garção encendió la hélice y, tras unos (demasiados) segundos de vacilación, Pitts empezó a acelerar.

Dicen testigos totalmente desprevenidos y algunas imágenes (aún no había VAR) que el Porsche fue el primero en pasar la marca de los 1000 pies. Entonces el avión aceleró y desapareció como una flecha.

¿Vamos otra vez, Luis?

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram