El Bugatti de Caramulo: la plata de casa

Clásicos 25 Fev 2023

El Bugatti de Caramulo: la plata de casa

Por António Almeida

En el mundo del automóvil es posible identificar una estructura casi idéntica a la estratificación social de hace unos siglos. Los grandes nombres de la industria, es decir, la aristocracia del mundo del automóvil, marcas que en algún momento se han visto coronadas por sus logros dentro y fuera de la pista. Estos nombres evocan un sentimiento de admiración y el deseo de poseer un pedazo de esa historia.


Bugatti, es uno de los gigantes, su nombre tiene un peso histórico innegable. Más de un siglo después, su presencia en eventos y colecciones sigue siendo magnética para cualquier admirador de este tipo de obras de arte.


En los modelos de carretera, la velocidad y la elegancia definían a un Bugatti.

La introducción del Type 57 en 1935, desarrollado por Jean Bugatti (hijo de Ettore), marcó una nueva era para la marca. Mecánicamente más avanzado y mejorado que sus predecesores y, sobre todo, con mejores prestaciones. El uso de innovaciones derivadas de los modelos de carreras, como el doble árbol de levas en cabeza y el uso de la sobrealimentación, permitió que algunas versiones alcanzaran los 210 CV y los 210 Km/h. A partir de 1936 se pasó a un sistema de frenado hidráulico, decisión fervientemente contestada por Ettore. En 1939, las dificultades financieras de la empresa se agravan tras la muerte de Jean y el estallido de la Segunda Guerra Mundial. En 1940 cesa la producción del Type 57 y uno de los grandes nombres del mundo del automóvil cierra sus puertas en Molsheim. Tras la guerra, con la fábrica en ruinas, los intentos de resucitar la marca no cayeron en saco roto. La muerte de Ettore en 1947 fue el último paso en el declive de la marca, que siguió existiendo hasta 1952, cuando finalmente cesaron las operaciones y el nombre se desvaneció de las páginas de la historia.


Es difícil discutir que el Tipo 57 es la cumbre de los coches de carretera creados en Molsheim, especialmente las legendarias variantes Aérolithe y Atlantic, que por su rareza y singularidad siguen sorprendiendo hoy en día.

Otra variante del Type 57 es el Atalante, un coche perfecto para largos viajes por Europa, del que sólo se fabricaron 17 unidades de este elegante coupé. Una de estas unidades, tiene su hogar en el Museu do Caramulo.

El ejemplar en cuestión se construyó en 1938. Cuando Fernand Chaussivert hizo su pedido, pidió a Vanvooren una carrocería ligeramente más larga con asientos para tres pasajeros. Construido completamente en aluminio, es 37 cm más largo de lo normal. Tiene un motor de ocho cilindros en línea sobrealimentado por un compresor, lo que le da capacidad para alcanzar los 175 km/h. Sólo se construyeron tres coches con esta configuración alargada, dos de los cuales eran descapotables. El más notable de los otros ejemplares alargados es sin duda el regalo de boda del Estado francés al Sha de Persia, Reza Palevi.

DSCF1144
DSCF1146
DSCF1161
DSCF1147
DSCF1148
DSCF1161-2
DSCF1150
DSCF1158
DSCF1162
DSCF1164
DSCF1166-2
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
DSCF1144
DSCF1146
DSCF1161
DSCF1147
DSCF1148
DSCF1161-2
DSCF1150
DSCF1158
DSCF1162
DSCF1164
DSCF1166-2
previous arrow
next arrow


En 1940, Chaussivert la vendió a Alfredo Marinho, conocido deportista de Oporto. Una vez en Portugal, pasó también por la custodia de Bento Amorim hasta que, en 1975, fue adquirido por João de Lacerda, que lo reconstruyó por completo, para pasar a formar parte de la colección del Museu do Caramulo.

Este automóvil especial pertenece aún hoy a la “plata de la casa” del Museu do Caramulo, metáfora que le va como anillo al dedo. Admirar este automóvil y todos sus detalles es una experiencia caricaturesca. Nunca estamos seguros de si lo que estamos observando es un coche, una obra de arte o un reloj suizo, tal vez sea una mezcla de los tres. Un coche de forma escultural, construido con el cuidado y la precisión de un relojero.

DSCF1167
header
DSCF1118-2
DSCF1127
DSCF1131-2
DSCF1167-2
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
DSCF1167
header
DSCF1118-2
DSCF1127
DSCF1131-2
DSCF1167-2
previous arrow
next arrow


Al Atalante se une otro Tipo 57, el T57 Stelvio, una versión descapotable con carrocería Gangloff. Su gracia es comparable a la de su primo construido por Vanvooren, cuando se ponen uno al lado del otro las diferencias son evidentes, sin embargo resulta imposible elegir un favorito. Estos coches son tan especiales que no se puede decir que sean mejores o peores. Cada uno tiene su propio carácter y encanto, es algo que no se puede cuantificar ni evaluar.

Con el sobrio uso de los detalles cromados en conjunción con la combinación de colores, llaman la atención sin crear ruido visual. En mi opinión ese es el gran truco de su elegancia, muestra la riqueza de forma discreta, quizá por eso era uno de los coches preferidos de las élites, en una época en la que la fortuna no se anunciaba a los cuatro vientos.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram