Una historia con gente dentro

Archivos 25 Fev 2023

Una historia con gente dentro

Por José Correia Guedes

Era una tarde de verano en el hemisferio sur y nuestro Airbus A340 había despegado hacía unas horas del aeropuerto de Galeão, en Río de Janeiro, con el aforo completamente lleno. A bordo viajaban más de trescientas almas, entre pasajeros y tripulación, algunos de ellos claramente molestos por el hecho de no poder fumar durante las cerca de nueve horas de viaje, prohibición vigente desde hacía unos meses y que ya había dado lugar a algunos incidentes más o menos estrambóticos. Lo que voy a contarles es uno más de ellos.

Es bien sabido que la inmensa mayoría de las personas sienten al menos cierta “incomodidad” cuando saben que están volando a 40.000 pies y 900 kilómetros por hora. Nada más natural. El ser humano no fue diseñado para vivir en esas condiciones y el hecho de encontrarse, aunque sea temporalmente, fuera de su hábitat natural puede suscitar cierta ansiedad que no es más que una manifestación del instinto de supervivencia inherente a nuestra especie. Aquí no hay nada nuevo. La novedad era la prohibición de fumar y eso bastaba para poner a los pasajeros dependientes de la nicotina aún más nerviosos de lo que estarían en circunstancias “normales” con las consecuencias fácilmente previsibles. En la mayoría de los casos, las crisis se resolvían recurriendo únicamente al sentido común, pero a veces teníamos que enfrentarnos a situaciones bastante peculiares, como la que voy a describir a continuación.

El viaje transcurría con normalidad y, en plena noche, el avión sobrevolaba sin contratiempos algún punto del Atlántico. La mayoría de los pasajeros dormían o al menos fingían estar dormidos, mientras nosotros, la tripulación, hacíamos todo lo posible para que su tranquilidad no se viera perturbada. Hasta que, de repente, sonó una alarma en la cabina. El estridente sonido de la campana no dejaba lugar a dudas: había humo (o fuego) en el avión, la peor pesadilla de cualquier piloto. Me incorporé de un salto en la silla y mis pulsaciones, que normalmente rondan las 60 rpm, pronto aumentaron a 200 o más. Sin embargo, tras analizar la situación, pronto me di cuenta de que el aviso procedía de los aseos y no de uno de los cuatro motores del A340 ni de ninguna otra parte del avión. Llamé al supervisor de cabina y le pedí que investigara qué estaba pasando. Sabíamos cuál era el aseo afectado, así que lo único que teníamos que hacer era abrir la puerta correspondiente para pillar al infractor in fraganti. Los tripulantes de cabina saben cómo se hace, no habría ninguna dificultad.


Minutos después el supervisor vino a la cabina y me dijo algo así: “Comandante, no se lo va a creer. Abrí la puerta del retrete y cuando entré me encontré a la señora F arrodillada con la cabeza en el retrete. Pensé que estaba vomitando, pero no era el caso. Sólo estaba soplando el humo del cigarrillo que sostenía con la mano izquierda dentro del retrete mientras con la derecha pulsaba el botón de la cisterna, esperando que el efecto de succión hiciera el resto”. No fue así. El detector de humo se activó y sonó el timbre en la cabina, con las consecuencias que he descrito.

Poco después, “F” fue llevada a su asiento en la cabina de pasajeros y advertida de que podría ser entregada a las autoridades a su llegada a Lisboa si volvía a intentar encender un cigarrillo. Peor aún, la amenacé con contárselo a los medios de comunicación portugueses, con nombres y todo, si se atrevía a repetir la broma. No se atrevió, y me han dicho que no volvió a mover el culo hasta que llegó a Lisboa. Buena chica.

Una nota final. Por favor, bajo ninguna circunstancia intente encender un cigarrillo dentro del aseo de un avión. Los papeles, plásticos y toallitas que hay allí son altamente inflamables y pueden causar (ya han causado…) una catástrofe de proporciones bíblicas.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram