La exclusividad de la oscuridad: cinco raros deportivos británicos de los años 60 y 70 (III Parte)

Clásicos 05 Mar 2023

La exclusividad de la oscuridad: cinco raros deportivos británicos de los años 60 y 70 (III Parte)

Por Pedro Fernandes

El fantasma de un futuro no realizado para TVR, el Trident Clipper se definía como un coche pequeño de grandes posibilidades pero potencial limitado. Trident Cars Ltd. era una empresa automovilística con sede en Suffolk que se embarcó en la popular tendencia de los años 70 de crear híbridos; en esta época, el término “híbrido” aún no tenía una connotación con coches eléctricos y de combustión interna, sino que se aplicaba a modelos europeos con motores norteamericanos, estableciendo un matrimonio emocionante pero a la postre problemático entre la destreza estética del viejo continente y los musculosos V8 del otro lado del Atlántico.

La historia del Clipper, el primer modelo de Trident Cars, comenzó con el mítico TVR de Trevor Wilkinson. En 1964, Wilkinson encargó a Trevor Frost el diseño de un nuevo coche. Frost, diseñador jefe de Fissore, padre del radical concepto Karin de Citroën, del De Tomaso Vallelunga y del Alpine A310, creó un sobrio pero elegante fastback, muy del gusto italiano, con líneas predominantemente rectas y una parte trasera dominada por enormes cristales enmarcados por esbeltos pilares, características que llegarían a dominar el lenguaje de diseño de Maserati a principios y mediados de los 70. Bautizado como “Trident”, el coche escondía un motor Ford de 4,7 litros bajo el capó.

Finalmente se construyeron cuatro Trident: tres coupés y un descapotable. Los coches se presentaron en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1965 y fueron bien recibidos por el público y la prensa. Sin embargo, TVR atravesaba dificultades financieras, tan pronunciadas que acabaron llevando a la empresa a la bancarrota. La mayor parte del patrimonio de TVR fue adquirido entonces por un concesionario de la marca, Martin Lilley. A pesar de ello, los derechos para construir el Trident se excluyeron del patrimonio y se vendieron por separado, acabando en manos de otro antiguo representante de TVR, William Last, que creó una nueva empresa en torno a los derechos: Trident Cars.




A diferencia de los conceptos originales, con carrocerías de acero y capós de aluminio, para la nueva serie Clippers de producción, Trident lo sustituyó todo por el material elegido por TVR: la fibra de vidrio. William Last se puso en contacto con Frost y le encargó que introdujera algunos cambios en su diseño original. Los faros emergentes se sustituyeron por una disposición más tradicional (incluso se podría decir que anticuada) y mucho menos atractiva, similar a la del Ford Corsair, con ópticas incrustadas en recortes que seguían las líneas del guardabarros y el capó; el perfil se mantuvo, pero la parte trasera también se modificó, cambiando los faros semiincrustados en recortes espectaculares (desde entonces eliminados), por unidades salientes del Austin 1800, que abrazaban los vértices laterales de la parte trasera.

A diferencia de los conceptos Trident, con carrocerías sobre chasis TVR Griffiths, el Clipper se construyó sobre chasis Austins Healey 3000. En 1969, se presentó el Trident Venturer, propulsado por el V6 Essex de Ford y basado en el Triumph TR6. En ese momento, por lo que se sabe, sólo se habían fabricado 39 Clippers, a los que se sumarían 84 Venturer. En 1976, una última variante del Clipper llamada Tycoon, de aspecto controvertido, limitada por los grandes parachoques de goma para cumplir la normativa del mercado americano y el motor TR6 -seis cilindros en línea de 2,5 litros-, acabó constando de sólo siete coches.


Desde lejos, la identificación visual de Clipper y Venturer es bastante difícil, un reto que es más sensato dejar a los verdaderos entusiastas de estos modelos, ya que las variantes estilísticas y el uso de componentes externos no parecen obedecer a ninguna regla o razón. Mirando la parte delantera, el Clipper venía con los recortes ya mencionados alrededor de las ópticas, pero también con éstas cubiertas por simples paneles acrílicos o paneles curvilíneos que eran una prolongación de las propias líneas de la carrocería. Para el Ventuer, el aspecto del coche vuelve a algo más cercano a lo que Trevor Frost había esbozado inicialmente. Aunque sin el regreso de los faros emergentes, se recuperó la integridad de las líneas rectas de los conceptos en la parte delantera del Venturer, utilizando inicialmente ópticas Austin Allegro (?), sustituidas después por unidades dobles que recordaban a las posteriores series Bristol 411 y Ogle Mini, apareciendo también variantes con similitudes al Jensen Interceptor III y al Reliant Scimitar GTE. Sin embargo, todo este bagaje estilístico se utilizaría de forma aparentemente aleatoria entre Clipper, Venturer e incluso Typhoon, con rasgos de Clipper aplicados a Venturer y viceversa, carrocerías Venturer en chasis con motores Clipper, en definitiva, un fascinante caos reservado a coches de producción limitada que, sin ningún sentido desfavorable, pueden considerarse interesantes ejemplos de especiales de cubo de piezas, aunque es innegable que la falta de particularidad y distinción afectó sin duda a la percepción del público sobre estas creaciones.

A pesar de lo anterior, el reciclaje de piezas y el estilo no significaban que el Trident fuera barato, ni siquiera asequible. De hecho, en 1972, el precio de catálogo de 3.999 £ significaba que el Clipper era más caro que el E-Type 2+2. Así, el elevado precio de los coches Trident unido a las dificultades inherentes a la crisis del petróleo de 1973 dictaron el fin de la empresa al año siguiente.

Hoy en día, en excelentes condiciones, un Trident Clipper en el Reino Unido costará el equivalente a £30.000 – £35.000, Venturers en condiciones similares están disponibles por alrededor de £17.000.


Créditos das imagens: Hagerty; Historics Auctioneers; Car and Classic; Autocar; Practical Classics

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram