Parada en Luanda: Hotel Presidente

Archivos 12 Mar 2023

Parada en Luanda: Hotel Presidente

Por José Correia Guedes

A finales de los años noventa empecé a alojarme en el Hotel Presidente durante mis estancias en Luanda en vuelos de TAP. El hotel había visto días mejores, pero seguía siendo cómodo y permitía a la tripulación y a otros clientes disfrutar de unas condiciones de descanso más que razonables. Sin embargo, había algunos problemas menores.

Por un lado, los frecuentes cortes de electricidad. Luego estaba el generador de emergencia, que no siempre era muy eficaz. Quien se quedaba atrapado en mitad del viaje en el ascensor más pequeño (dos personas, como mucho) vivía una experiencia única; tenía puertas correderas y, en consecuencia, era “negro” para los que tenían problemas de claustrofobia. Era realmente negro, porque todo estaba oscuro.

Otro problema era el reloj del edificio de Aduanas, situado justo enfrente del hotel. Daba estridentes campanadas electrónicas cada quince minutos, que se oían a kilómetros de distancia. El reloj llevaba décadas estropeado, pero un día un benefactor (Jorge Gonçalves, el “bigotes”, ex presidente del Sporting de Lisboa) se ofreció a repararlo. A partir de entonces, quien tuviera la mala suerte de alojarse en una habitación que diera a la Alfândega tenía el infierno garantizado.


En aquella época no había mucho que hacer en Luanda. Por la mañana íbamos a la playa (Barracuda, normalmente) y la tarde la pasábamos en el hotel. Algunos dormían (si el reloj de la aduana lo permitía), otros leían, otros seguían luchando con la lenta y difícil conexión a Internet. Otros (uno, al menos), tocaban el piano.

En el President’s Bar había un piano de cuarto de caja razonable que apenas se utilizaba. Como el local no estaba muy concurrido, solía practicar y hacer mis “deberes” por la tarde. Por aquel entonces tenía clases de jazz con Jean Marc Charmier y estaba entusiasmado con el nuevo mundo que se abría ante mí. Siempre que podía, me sentaba al piano, abría las partituras del New Real Book, la biblia de los principiantes, y me ponía a tocar.

Mientras me preparaba, una buena tarde me fijé en un cliente que estaba sentado en el mostrador y parecía haber bebido mucho más de su cuenta. Era simpático. Cada vez que terminaba una pieza, aplaudía y agitaba los dedos de la mano derecha cerrados, levantando sólo el pulgar, el universalmente conocido gesto de OK. Había dos o tres clientes más en las mesas, pero sólo él aplaudía.

Al cabo de un rato, acercó una silla y se sentó a mi lado. Tenía el aliento “pesado”. Me ofreció un whisky. Le di las gracias, pero lo rechacé, diciendo que no era un fan. Para no ofenderle, le dije que aceptaría una cerveza bien fría.

Las bebidas no tardaron en llegar, brindamos y durante unos minutos mezclamos música con un poco de conversación. Hasta que, aprovechando una pausa, mi nuevo amigo se levantó y, en modo despedida, dijo:

“¡Para ser un hombre de negocios, no tocas nada mal!”.

Le agradecí el cumplido:

“Muchas gracias. Me llamo José Guedes. Gracias también por la cerveza y la compañía”.

“De nada. Soy el General XPTO” (por supuesto no diré el nombre).

Todo correcto, confirmado por el camarero.

En aquellos tiempos, a principios del siglo XXI, los capitanes de los TAP tenían el privilegio de llevar gratuitamente a un invitado en cada viaje. Fue la solución que encontraron el SPAC y la compañía para “compensarnos” por varios años sin subidas salariales. Más tarde, los demás miembros de la tripulación también se beneficiaron de este acuerdo.

No faltaban “clientes” para Río de Janeiro, Maputo, Nueva York, São Paulo, Johannesburgo y quién sabe qué más. El único lugar al que nadie quería ir era Luanda. Comenzaba la reconstrucción de la ciudad, pero seguía habiendo todo tipo de deficiencias. La seguridad también dejaba que desear y el proceso de obtención de visados era una pesadilla.

Una noche, mientras fumaba un cigarrillo en el balcón del Presidente, se lo comenté a uno de los directores, João Reis. No necesitaba mis servicios porque iba a Portugal con regularidad, pero el jefe de cocina llevaba seis meses sin ver a su mujer. ¿Podría?

Claro que podía. La señora se ocupó de todo y en el siguiente viaje me acompañó a Luanda.

Adivinen qué mesa del restaurante del Hotel Presidente se convirtió en la mejor servida a partir de ese día. ¡Era un fastidio con tanta langosta!

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram