Ayrton Senna: Coches contra aviones

Archivos 15 Mar 2023

Ayrton Senna: Coches contra aviones

Por Irineu Guarnier

Ayrton Senna también pilotó aviones y helicópteros. Pero decía que prefería los coches. Es comprensible: Senna era adicto a la adrenalina. Aunque los aviones son mucho más rápidos que los coches, no ofrecen el mismo subidón de adrenalina que experimentan los pilotos de coches de carreras.

En el circuito, la velocidad del coche parece mayor que la del avión. Las reacciones a la aceleración, el frenado y los cambios de dirección son inmediatos. Es una conducción nerviosa, ágil, agresiva, casi instintiva. Cualquiera que haya conducido un kart de competición, por ejemplo, lo sabe.

Pilotar aviones es más cerebral, técnico y frío (si no son aviones acrobáticos o de combate, claro). Cuanto más grande es el avión, mayor es la inercia; más lentas son las respuestas a las órdenes de acelerar, subir, cambiar de dirección. Volar un reactor comercial, en mala comparación, es casi como conducir un barco grande – se puede ver esto incluso en un buen simulador.


Las respuestas a los comandos son casi perezosas. Los motores de reacción tardan hasta 7 segundos en responder al avance de las palancas de potencia (el equivalente al pedal del acelerador en los coches). También tardan en responder a los movimientos del joystick (que controla los alerones en las alas y los elevadores en la cola), hacia abajo, hacia arriba y hacia los lados. Y los pedales (que controlan el timón vertical).

La cabeza del piloto debe estar siempre unos segundos por delante de lo que quiere hacer. Esto puede ser estimulante, pero no para quienes buscan pura adrenalina al conducir una máquina. Por eso Senna prefería los coches.

Los coches y los aviones tienen comportamientos completamente diferentes. Pero el pilotaje de cada uno tiene su encanto y su fascinación.

Irineu Guarnier Filho es un periodista brasileño especializado en agroindustria y vino, y un apasionado del mundo del automóvil. Trabajó durante 16 años en un canal de televisión afiliado a Rede Globo. Actualmente colabora con algunas publicaciones brasileñas como Plant Project y Vinho Magazine. Como aficionado a los coches antiguos, ha escrito sobre coches clásicos para blogs y revistas brasileñas, y ha restaurado y coleccionado coches antiguos.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram