Los 10 modelos más icónicos de Citroën

Clásicos 29 Mar 2023

Los 10 modelos más icónicos de Citroën

Por Edgar Freitas

Citroën es una marca que siempre se adelanta a su tiempo. Extensa es la lista de los modelos que han marcado el mercado europeo con sus innovaciones, triunfos, lujos e incluso características peculiares. De este modo, destacamos 10 modelos que pueden considerarse los más icónicos de Citroën, explicando brevemente sus razones.

Citroën-Kégresse P17


Muchos desconocen este modelo que casi dio la vuelta al mundo. ¡Fruto de la colaboración de Citroën con el ingeniero Adolphe Kégresse, este pequeño semioruga, recorrió cerca de trece mil kilómetros en una expedición! Sí, trece mil kilómetros en una expedición entre Beirut y Pekín, atravesando desiertos, montañas y terrenos accidentados. La prueba de robustez de estos vehículos fue despiadada, siendo que el equipo máquina más hombre tuvo que enfrentar desafíos dantescos para poder escribir el nombre Citroën en la gran historia del automovilismo mundial. La expedición duró unos ocho meses, y cumplió con éxito el objetivo de elevar el nombre de Citroën como una marca de confianza y robustez.


Citroën Rosalie



Inspirado por su visita a Ford en 1912, Andre Citroën implementó en la producción del Rosalie, métodos de construcción y montaje en línea, siendo pionero de este método en Europa. No tan brillante como sus sucesores, el Rosalie estableció varios récords de velocidad, debido principalmente al bajo peso. La implementación del ensamblaje en línea por el patrono de la marca, dictó que este clásico fuera más rentable y competitivo en términos económicos.

Citroën 2CV



Con más de cinco millones de unidades producidas, durante cuarenta y dos años, difícilmente habrá un “Top 10” sin este clásico. Abridor de latas para los consumidores estadounidenses, un medio de transporte asequible y robusto para una europa de posguerra, el 2cv se ha reinventado con el tiempo manteniendo la sencillez que ha sido su imagen de marca durante décadas.

Citroën Traction avant


¡Ligero, innovador y versátil! Citroën ha tenido éxito con Traction Avant, marcando durante más de dos décadas la industria automovilística europea. A veces olvidado a la sombra de su sucesor, el mítico DS, este clásico fue el responsable de la construcción de una identidad sólida y robusta que permitió a los futuros modelos singrar en las décadas posteriores. Sus cualidades fueron muy apreciadas por Resistance, Gestapo, la mafia y el propio presidente francés, Charles de Gaulle.

Citroën DS


Dejando de lado las presentaciones, el eterno automóvil del futuro atrae miradas curiosas de cualquiera que circule absorto en su rutina del siglo XXI. Probablemente circulando en su vehículo plastificado de alta tecnología o simplemente escuchando música en sus auriculares Bluetooth de camino al trabajo, la imagen de Citroën DS siempre genera un aspecto especial. Desfilando en las décadas sin perder el refinamiento, el Citroën DS representa toda una era gloriosa de Citroën y del mundo del automóvil en general. Innovador y elegante, sería un crimen no figurar en esta lista.

Citroën ID


Pocos saben de la existencia del Citroën ID, menos aún cómo distinguirlo del sol que le hace sombra. Es verdad, metáforas aparte, el ID es una versión similar al DS, más económica, y sin algunas de las innovaciones que lo hicieron mítico. Los acabados más humildes, la falta de dirección asistida y de frenos hidráulicos son los mayores contrastes con el DS. Producido a partir de 1957, Citroën consiguió bajar el precio en cerca de un 25% respecto al DS, lanzado en 1954. A pesar de que el DS se comercializa desde 1954, la aún elevada demanda de Traction Avant, debido a que era más barato, obligó a la marca francesa a encontrar una solución para los menos acomodados.

Citroën SM


Un galo con corazón italiano, el Citroën SM fue un intento de Citroën de entrar en el mercado de los automóviles deportivos. Combinando la magnífica suspensión hidroneumática con un motor Maserati V6, el SM tenía el rendimiento de un coche de competición, con la comodidad irreprochable de un lujoso sedán. El intento de Citroën fue un fracaso comercial, dictando su bancarrota y venta a la competidora Peugeot. El SM era el automóvil más rápido del mundo con tracción delantera, con pruebas independientes a relatar 235 km/h. Posteriormente rompió la barrera de los 325 km/h, en 1987, equipado con un motor especial V6 biturbo, siendo este proyecto enteramente de iniciativa de un grupo de admiradores americanos de este clásico.

Citroën CX


El Citroën CX tuvo la dura tarea de suceder al automóvil más innovador del mundo, el DS. La tarea no fue fácil, ingenua quizás. En un intento de ir más allá, Citroën diseñó un automóvil con un bajo arrastre aerodinámico, cuya nomenclatura científica es precisamente Cx en francés. ¿Sabían de este detalle? Con un coeficiente aerodinámico de 0.36, el CX nunca se valoró adecuadamente con un motor a la altura de sus capacidades. Esto se debió a la mala situación financiera de Citroën, que también dictó el fin de una era grandiosa, ampliamente asumida por la literatura como «La gran era Citroën» o en la que Citroën fue innovadora, audaz e independiente.

Citroën Xantia


El Xantia es el pináculo de la ingeniería automotriz de su tiempo. Francés de cuerpo y alma, es la suspensión patentada por Citroën y su control electrónico que le confieren un nuevo mundo de posibilidades. Valorado con un motor 3.0 V6, y con la opción activa, este automóvil es capaz de proporcionar emociones fuertes mientras curva a velocidades alucinantes para una Berlina familiar. Su éxito comercial fue apreciable, vendiendo cerca de 1.2 millones de vehículos durante los casi diez años que se produjo en Europa. El nombre Xantia es una adaptación francesa de la palabra Xanthos, que significa dorado (valioso) en griego.

Citroën C6


Una paradoja curiosa es que este automóvil no renuncia a la herencia de sus predecesores en cuanto al diseño futurista. Fue, por lo tanto, elaborado con unas líneas futuristas, siguiendo así la antigua tradición intrínseca a la Citroën. Este automóvil compite en el segmento ejecutivo y, como tal, representa lo mejor que el Grupo PSA puede ofrecer. El lanzamiento del C6 marca el regreso de Citroën al servicio del jefe de Estado francés. Incluso antes del lanzamiento del modelo en 2005, el entonces presidente Jacques Chirac disfrutaba del confort que solo Citroën puede garantizar. Diseñado para competir contra grandes marcas premium, el C6 dista mucho de lo esperado por Citroën en términos comerciales. A pesar de no marcar por los números, este automóvil se destaca por la excelencia de los acabados, confort insuperable y un sentido de patriotismo francés, cuya apuesta por el Citroën C6 fue renovada por el presidente Sarkozy.


TAGS: Citroën


PARTILHAR:

Deixe um comentário

Please Login to comment

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagramYoutube