Mercedes-Benz T80, el automóvil que podría haber sido el más rápido del mundo en 1939

Clásicos 31 Mar 2023

Mercedes-Benz T80, el automóvil que podría haber sido el más rápido del mundo en 1939

Por Tiago Nova

El Mercedes-Benz T80 es un automóvil de seis ruedas, desarrollado y diseñado por Ferdinand Porsche para Mercedes-Benz. Se construyó con la intención de batir el récord mundial de velocidad, pero nunca lo consiguió debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Los años 30 fueron una época de grandes innovaciones tecnológicas y el crecimiento industrial estaba en su mejor momento. Las principales potencias mundiales competían entre sí por la mejor capacidad técnica e inventiva. Fue en esta década cuando más evolucionó el deporte del motor y se produjo una “guerra” dentro de la propia Alemania por la mejor marca, entre Mercedes-Benz y Auto-Union. Tanto en Grandes Premios como en récords de velocidad, estas marcas midieron sus fuerzas y construyeron las máquinas más bellas de la época, conocidas como Flechas de Plata.

Uno de los grandes sueños del piloto alemán Hans Stuck, era batir el récord de velocidad y convenció a Mercedes-Benz para que fabricara un coche con este fin. Aprobado oficialmente por Adolf Hitler (gran aficionado al automovilismo, influido por Stuck), el proyecto comenzó en 1937, cuando el régimen nazi estaba en su apogeo. El diseñador del automóvil, el Dr. Ferdinand Porsche, se había fijado el objetivo de alcanzar los 550 km/h, pero tras el éxito de los récords de George Eyston y John Cobb en 1938 y 1939, respectivamente, el objetivo se aumentó a 600 km/h. A finales de 1939, una vez finalizado el proyecto, el objetivo se amplió de nuevo, hasta los 750 km/h. Esto también constituyó el primer intento de récord absoluto de velocidad en suelo alemán. Hitler imaginó otro triunfo para Alemania con el T80, ya que constituía una superioridad tecnológica de la que iba a ser testigo el mundo entero. La Autobahn era el trazado ideal para batir el récord, pues ya había demostrado su eficacia, aunque en una categoría inferior, con el MG 1500 del británico Goldie Gardner, que alcanzó los 320 km/h. Hitler no lo hizo por menos, dotó al programa T80 con el doble de dinero del que había puesto a disposición de los equipos Mercedes-Benz y Auto Union Grand Prix.



El masivo motor propulsor seleccionado para el T80 era el Daimler-Benz DB 603 invertido, un motor V12 de 44,5 litros de cilindrada y de inyección mecánica de combustible. El motor vio su cilindrada aumentada, pues derivaba del famoso motor de aviones DB 601 que equipaba los Messerschmitt Bf 109, una de las aeronaves más letales del temido escuadrón aéreo Luftwaffe. El DB 603 era el motor invertido V12 con mayor cilindrada en producción en Alemania durante los años de la Segunda Guerra Mundial. El DB 603 montado en este automóvil, era solamente el tercer prototipo (V3) de esta variante y vio su potencia aumentada para los 3000 cv, prácticamente el doble de la potencia del Bf 109 o del Supermarine Spitfire. El motor trabajaba con una mezcla especial de alcohol metílico (63%), benceno (16%), etanol (12%), acetona (4.4%), nitrobenceno (2.2%), Avgas (gasolina de aviación, 2%), y otros (0.4%), con inyección de agua-metanol (MW) para enfriamiento y evitar la autoignición. La potencia se transmitía a las cuatro ruedas traseras mediante un convertidor de par hidráulico de una sola velocidad. Para mantener la tracción, el T80 tenía un dispositivo mecánico “anti-spin Control”, es decir, evitaba el patinaje de las ruedas. Este dispositivo cuando detectaba que había ruedas girando más rápido que otras, reducía la cantidad de combustible que iba al motor, como una especie de control de tracción de la era moderna.

Mercedes-Benz T80
Mercedes-Benz T80


En 1939, el T80 estaba terminado a un coste de 600.000RM. El resultado fue un coche de ocho metros de largo y tres ejes, con dos motrices y uno direccional y un peso de casi tres toneladas, 2.896 kg para ser exactos.

La carrocería de aluminio tiene una excelente aerodinámica, diseñada por Josef Mickl, un diseñador especializado en aviones y aerodinámica. Aerodinámicamente, el T80 incorporaba una cabina diseñada por Porsche, un capó bastante bajo, aletas redondeadas para alojar las ruedas y una parte trasera alargada. En el centro de la carrocería hay dos pequeñas “alas” que aportan más carga aerodinámica y garantizan la estabilidad; estas alas se inspiraron en el Opel RAK de 1928. La carrocería también tiene dos colas donde se alojan las ruedas traseras. Conseguía un coeficiente aerodinámico de sólo 0,18, una cifra asombrosa para cualquier vehículo, incluso hoy en día.

Según lo ambiciosamente planeado, Hans Stuck sería el conductor del T80 a lo largo de un tramo especial de la Reichsautobahn Berlín – Halle / Leipzig, que discurría al sur de Dessau, ahora parte de la moderna Autobahn A9, entre las salidas 11 y 12, ya que tenía 25 metros de ancho y casi 10 km de largo, con el centro pavimentado para el Dessauer Rennstrecke, el circuito de carreras de Dessau. La fecha de la “RekordWoche”, la semana del récord, se fijó para enero de 1940, pero la guerra estalló el 1 de septiembre de 1939, lo que impidió que el T80 batiera el récord. En 1939, el coche recibió el apodo de “Schwarzer Vogel”, Pájaro Negro por Hitler, e iba a ser pintado con los colores nacionalistas de Alemania, con el águila alemana y la esvástica nazi, pero como el evento se canceló, el T80 fue guardado y nunca llegó a rodar.

Después de la guerra, John Cobb condujo el Railton Mobil Special a una velocidad récord de 634 km/h en 1947, una velocidad que era 116 km/h más lenta que los 750 km/h para los que se había diseñado el T80. Hubo que esperar hasta 1964 para que Art Arfons alcanzara los 875 km/h en el Green Monster propulsado a reacción para superar la velocidad objetivo del T80. En 1965, el Goldenrod American, con cuatro motores Chrysler Hemi, alcanzó una velocidad de 658 km/h, que sigue siendo el récord de velocidad para un vehículo con motor de pistón, no sobrealimentado, con la potencia transmitida a las ruedas en lugar de por el empuje de un reactor. El motor del T80, el DB 603, tenía un compresor centrífugo accionado mecánicamente, lo que significa que el T80 se clasificaría en una categoría diferente a la del Goldenrod. Ningún vehículo alcanzó la velocidad prevista del T80, con la potencia transmitida a las ruedas, hasta 2001, cuando Don Vesco alcanzó las 737,788 mph en su Turbinator con motor de turbina de gas en Bonneville.

El motor DB 603 se retiró posteriormente durante la Guerra, mientras que el chasis se guardó en un lugar seguro en Karnten, Austria. El T80 sobrevivió a la Guerra y fue a parar al museo Mercedes-Benz de Stuttgart para su exposición permanente, donde permanece hoy en día pero sin el componente mecánico.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram