Le Train Bleu e a aposta dos

Clásicos 06 Abr 2023

Le Train Bleu e a aposta dos “Bentley Boys”

Por Pedro Fernandes

A media tarde del 14 de marzo de 1930, un Bentley Speed Six llegó a Londres. Había salido de Cannes menos de 24 horas antes, cruzando Francia a ritmo de carrera con un único objetivo: batir a un tren en una carrera improvisada que se convertiría en uno de los episodios más curiosos e interesantes de la historia de Bentley. Sin embargo, el coche que logró esta hazaña acabaría relegado al olvido durante casi 70 años, mientras otro Bentley disfrutaba de los laureles de una victoria con la que no tenía relación alguna.

El peculiar desafío fue lanzado por el más influyente de los Bentley Boys: Joel Woolf Barnato. Los Bentley Boys eran un grupo de conductores adinerados con una ferviente pasión por el automovilismo y un especial aprecio por los modelos Bentley. Barnato se había establecido como heredero de una gran fortuna asociada a la mina de diamantes de Kimberly, en Sudáfrica. Como muchos de los Bentley Boys, Barnato no sólo era un playboy y un bon vivant, sino también un piloto capaz y con talento. Además, la devoción de Joel Barnato por Bentley supuso un periodo de gloria para la empresa. Cuando las dificultades financieras fueron demasiado para W.O. Bentley, Barnato inyectó capital, pagó las deudas a los acreedores y asumió la presidencia de Bentley, cargo que ocuparía entre 1926 y 1931. Fue durante la presidencia de Joel Barnato cuando la empresa desarrolló el legendario Bentley Blower, consiguiendo además tres victorias consecutivas en las 24 Horas de Le Mans en 1928, 1929 y 1930. Barnato formó parte del equipo en las tres ocasiones y, a día de hoy, es uno de los siete pilotos que han ganado la carrera tres veces consecutivas, un honor que comparte con figuras de la talla de Henri Pescarolo y Emanuele Pirro.

El 12 de marzo de 1930, durante una cena en Cannes en la que Barnato estaba presente, la conversación entre los invitados giró en torno a los récords de velocidad y al hecho de que tanto los modelos Rover como Alvis eran capaces de viajar de Cannes a Calais más rápido que el famoso Le Train Bleu (El Tren Azul). Oficialmente llamado Calais-Méditerranée Express y activo entre 1922 y 1938, El Tren Azul operaba entre Calais y la Riviera Francesa, transportando pasajeros adinerados con rapidez y extremo confort; los lujosos vagones azules dieron nombre al tren.




Barnato, competitivo y aventurero, argumenta que llegar a Calais antes del tren no era un logro particularmente impresionante y que, al volante de su Bentley, no tendría problemas en partir de Cannes, recorrer los cientos de kilómetros hasta el norte de Francia, abordar un barco para cruzar el canal, llegar a Londres y disfrutar de la comodidad de su club de elección antes de que el tren llegue siquiera a Calais. Barnato confiaba tan plenamente en las capacidades de Bentley y en su propia habilidad como conductor que decide estructurar una apuesta: 200 libras en cómo sería capaz de realizar el logro que describió. Sin embargo, los compañeros de cena de Barnato no eran en absoluto ajenos a la reputación del hombre de Bentley y, como tal, nadie acepta apostar contra el millonario. Decepcionado por la falta de desafiantes, Barnato decide interpretar la situación como una oportunidad de probarse a sí mismo, realizando la carrera de qué forma.

Al día siguiente, a las 17:45, el Tren Azul sale de la estación de Cannes. A menos de dos kilómetros de distancia, Barnato y Dale Bourn terminaban sus bebidas en el bar del hotel Carlton antes de salir en persecución del tren. Bourn, un golfista amigo de Barnato aceptó ser el copiloto del aventurero en el largo viaje a Londres. El automóvil que sería utilizado por el dúo era un Speed Six equipado con el mismo motor de seis cilindros en línea (6,5 litros, 180 caballos) que había garantizado a Bentley la victoria en las 24 Horas de Le Mans en 1929 y que la vendría a garantizar nuevamente en junio de 1930.


A pesar de la confianza de Barnato y de la competencia del Speed Six, convertir el desafío de la noche anterior en realidad no fue una tarea fácil. A lo largo del recorrido entre Cannes y Lyon, que requirió varias horas, el Bentley fue azotado por fuertes lluvias que obligaron a ralentizar significativamente el movimiento del automóvil. Se recuerda que, en la época, el Speed Six estaba limitado a carreteras rurales, muchas aún en tierra batida y débil estado de conservación, el cual era considerablemente agravado por las condiciones climáticas adversas.

A las 4:30 de la madrugada, cerca de Auxerre y a casi 200 km de París, la pareja se pierde mientras buscaba un lugar (predeterminado) de repostaje, desperdiciando así tiempo valioso. Superada la dificultad, Barnato y Bourn enfrentaron niebla espesa hasta la capital y se vieron obligados, una vez más, a limitar el ritmo del Speed Six. Poco después de atravesar París surge un nuevo problema: un pinchazo obligó a utilizar el único neumático de repuesto del Bentley. Si el infortunio volviera a ocurrir, la carrera con el Combio Azul estaría irremediablemente perdida.

Sin embargo, gracias a una mejora de las condiciones climáticas y a la ausencia de otras cuestiones técnicas, Barnato y Bourn llegaron a Bologne-sur-Mer a las 10:30 de la mañana del día 14 después de recorrer aproximadamente 1000 km. A pesar de las limitaciones de marcha, El dúo aseguró un promedio de unos 70 km/h a lo largo del extenso recorrido, un logro bastante impresionante en 1930 y dadas las condiciones experimentadas. Sin embargo, la carrera no estaba ganada. El dúo necesitaba embarcar el Bentley en un barco, cruzar el canal hacia Inglaterra y conducir de Dover a Londres, un recorrido de aproximadamente 130 kilómetros. El objetivo seguía siendo llegar al club de Woolf Barnato – el denominado “Conservative Club” en St. James Street antes de que el Tren Azul llegara a Calais.


Después de la travesía y del desembarco, una carrera desenfrenada hacia la meta colocó a Barnato y Bourne en la puerta del Conservative Club a las 15:20 h. Cuatro minutos después de que la pareja entrara en el establecimiento, El Tren Azul llegaba a Calais. Barnato había ganado la apuesta que había hecho consigo mismo y, en el más afirmado testimonio de las capacidades y fiabilidad del Speed Six, el agujero que el automóvil había sufrido aún en Francia fue el único problema mecánico que registró a lo largo de todo el viaje. Aunque no hubo seguimiento por parte de la prensa, el hecho de Barnato y Bourne fue ampliamente divulgado, lo que llevó a que la propia Bentley fuera multada en 160 libras por “carrera en carreteras públicas” por parte de la Asociación Francesa de Fabricantes de Automóviles e impedida de participar en el Salón de París de 1930. Barnato argumentó que había realizado el recorrido como ciudadano privado y no como Presidente de Bentley, pero los responsables de las sanciones eligieron no atender la distinción. Será relevante recordar que en este período, la rivalidad entre Bentley y Bugatti era intensa y, además, hace tres años que Bentley dominaba Le Mans (1927, 1928 y 1929)Por lo tanto, una cierta medida de nacionalismo podría haber fomentado de alguna manera una respuesta más severa por parte de Francia a las aventuras del automóvil inglés, pero este es un punto meramente especulativo.

Sin duda el aspecto más fascinante del logro de Barnato es que, durante décadas, el crédito de la victoria sobre El Tren Azul fue simplemente atribuido al Bentley equivocado. Lo que parece, en esencia, ser un hecho bastante fácil de verificar acabó por ser remitido a la oscuridad desde 1930 hasta 1999. Como se ha dicho, por tratarse de un impulso espontáneo por parte de Barnato, la prensa no registró ninguna información durante el acontecimiento, obteniendo después solo relatos de segunda mano del viaje. Los únicos con información concreta en primera persona serían, por supuesto, Barnato y Bourne, pero estos no parecen haber revelado mucho sobre la rápida travesía de Francia, quizás para evitar más sanciones para Bentley. Solo una entrevista realizada en 1946 por el ex Presidente de Bentley a British Racing Drivers Club Review parece haber proporcionado información concreta sobre este tema; Barnato mencionó en esa ocasión que el Bentley que había conducido a lo largo de los días 13 y 14 de marzo de 1930 era su Speed Six “Saloon” (sedán, cuatro puertas).

Esta declaración fue en contra de la creencia establecida que el Bentley conducido por Barnato en ese momento habría sido su icónico Speed Six Sportsman Coupe – apodado por el propietario de “Blue Train Special” – un automóvil de dos puertas con carrocería de estilo Fastback producido por J. Gurney Nutting & Co. El detalle revelado en la entrevista pasó mayoritariamente desapercibido o fue simplemente ignorado como equívoco. La reputación del Blue Train Special como el Bentley que había ganado El Tren Azul se consolidaría en 1994 por el popular cuadro de Terrence Cuneo titulado “Bentley vs The Blue Train”. En esa obra, la cual se hizo extremadamente popular, con varias reproducciones de la misma a ser vendidas frecuentemente en las subastas de Automobilia, el hecho de Barnato es romantizado al extremo con el piloto (solo) al volante del Blue Train Special, en velocidad en un camino de tierra paralelo al ferrocarril por donde viaja, en ese preciso momento, El Tren Azul. Naturalmente se comprende la licencia artística, pero el hecho de que Cuneo haya inadvertidamente retratado el automóvil equivocado solo contribuyó para que el verdadero héroe de la hazaña permaneciera en la oscuridad.


Sin embargo, la situación cambió en 1999. Gracias a las investigaciones realizadas por la Dra. Clare Hay, especialista en Bentleys y autora de varios libros acerca de los modelos de la constructora británica, se determinó que el Blue Train Special (chasis HM2855, motor HM2863) solo fue concluido dos meses después de la victoria de Barnato sobre El Tren Azul, es decir, el designado Blue Train Special no fue utilizado en la carrera de Cannes a Londres, sino que fue encargado y posteriormente bautizado en celebración de la misma. Esto significaba que el verdadero héroe del curioso episodio había pasado completamente desapercibido durante casi siete décadas. ¿Con qué automóvil único habría firmado Barnato tan interesante nota en la historia de Bentley? ¿Otro coupé especialmente fabricado para el Presidente de la compañía? ¿Tal vez un modelo de competición preparado por la fábrica? No, la realidad fue mucho más banal. Una investigación adicional sobre el Blue Train Special reveló que el automóvil conducido por Woolf Barnato entre el 12 y el 14 de marzo de 1930 fue, simplemente, su Speed Six Saloon (como este refirió en la entrevista de 1946), una especie de “coche de la empresa” entregado por Bentley a Barnato para su uso personal en junio de 1929. El Speed Six chasis BA2592 – motor BA2594 al servicio del Presidente de Bentley, un automóvil negro, extremadamente discreto y con una carrocería Mulliner de la mayor simplicidad, no tenía ninguna particularidad que lo diferenciase de otros ejemplos del mismo modelo, no se había preparado especialmente para viajes largos ni la mecánica era más resistente que la de otros Speed Six; era simplemente un automóvil de calidad, algo que Bentley sabía bien cómo producir.


Curiosamente, Barnato aparenta no haberse apegado al BA2592, valorando más el Blue Train Special que el automóvil que realmente triunfara sobre El Tren Azul. Quizás sea relevante tratar de entender la perspectiva de Barnato para con los dos automóviles, después de todo tenían la misma motorización, la misma base y el Speed Six con carrocería Gurney Nutting es de hecho un automóvil más atractivo y más llamativo que el Saloon de Mulliner. Mientras que el Blue Train Special reflejaba con mayor claridad el estilo de vida de un Bentley Boy como Barnato, con un exterior estilizado para impresionar y un interior de tres asientos especialmente diseñado alrededor de los esenciales armarios de nogal para bebidas, el Saloon de Barnato era simplemente un automóvil funcional; imponente sin duda, pero sin el factor de deslumbramiento del Blue Train Special. El presidente de Bentley vendió el BA2592 sin ceremonia en mayo de 1930, probablemente poco después de tomar posesión del extraordinario Nutting Sportsman Coupe.

Unidos por una historia común, los Speed Six Mulliner y Nutting de Barnato se encuentran hoy en día, igualmente en el seno de la misma colección. Bruce y Jolene McCaw, una pareja de coleccionistas del estado de Washington, U.S.A ya eran propietarios del Blue Train Special cuando quedó decididamente probado que no había sido aquel automóvil el utilizado en la carrera de Cannes a Londres. En lugar de tratar de mantener el hecho mayoritariamente desconocido para tratar de inflar el valor del Nutting Coupe, los McCaw trabajaron activamente para dar a conocer la verdad de los hechos. Además, los coleccionistas buscaron y adquirieron el verdadero triunfante sobre El Tren Azul para poder acoger los dos automóviles y valorizar la historia compartida por ambos. Sin embargo, la reunión no fue fácil. Después de haber sido vendido por Joel Barnato en 1930, el Speed Six Mulliner BA2592 vio su carrocería original sustituida por una de estilo Le Mans Touring. Los McCaw necesitaron adquirir dos Speed Six diferentes para reunir todos los elementos originales del BA2592 de Barnato. A esto siguió una restauración completa del automóvil, que se presentó junto con el Blue Train Special en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach en 2003.


En 2005, los McCaw enviaron los dos Speed Six a Europa para recrear la ruta de Barnato y Bourne, partiendo exactamente desde donde la pareja había partido: el Hotel Carlton de Cannes. Los Speed Six fueron acompañados a lo largo del viaje por dos Bentley Blower y varios otros coches históricos de la compañía. A diferencia del ritmo de carrera tomado originalmente por Barnato y Bourne, el evento de 2005 ahorró esfuerzos innecesarios a los Bentley clásicos para tener en cuenta la conservación de esos coches.

En 2015, con motivo del octogésimo quinto aniversario de la carrera con El Tren Azul, la publicación Car Magazine también realizó una recreación de la misma, pero esta vez con un Continental GT3-R. El GT3-R es uno de los modelos más deseados de la segunda generación del Continental GT; inspirado en el Continental GT3 de competición y equipado con un motor V8 de 572 caballos, aun aprovechando todas las ventajas de la modernidad del automóvil y de una red de carreteras enormemente más desarrollada que la disponible en 1930, el GT3-R acabó estableciendo una velocidad media sólo ligeramente superior a la alcanzada por el Speed Six Mulliner de Barnato…

Aunque a estas alturas es bien sabido que la atribución errónea del mérito de la carrera que -sin querer- lo hizo famoso ha sido malinterpretada, el Blue Train Special de Nutting sigue siendo una estrella de especial brillantez para los entusiastas de Bentley. En 2015, el coche deslumbró en el Festival de la Velocidad de Goodwood, así como en Retromobile y Techno Classica. Este año, con el centenario de Bentley a la vuelta de la esquina, el Blue Train Special hará sin duda varias apariciones y seguirá disfrutando de una aclamación pública que ninguna revelación podría mitigar.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram