Matra Rancho, el crossover

Clásicos 07 Abr 2023

Matra Rancho, el crossover “avant la lettre”

Por Bruno Machado

Hacer mucho con poco. Así podríamos resumir el Matra Rancho. Desde ya porque la marca logró, con pocos recursos, crear un modelo (casi) inédito, pero también, por tener aquí varios vehículos en uno solo.

En los años 70, Matra se asoció principalmente con el deporte automovilístico. Permitió a Jackie Stewart la conquista de su primer título de F1, venció las 24 h de Le Mans, y es también conocida por sus coupés originales, como el Djet, el 530x o el Bagheera (y más tarde, el Murena). Pero con la crisis petrolera, Matra se ve obligada a apostar en la diversificación de su producción para sobrevivir.


Philippe Guédon, talentoso ingeniero de la casa, propone entonces al presidente del grupo, Jean-Luc Lagardère, un concepto innovador: un vehículo familiar, accesible y orientado hacia los distracciones. El proyecto suscita un entusiasmo tan limitado como el importe que, sin embargo, se concede a Guédon para realizar su proyecto, que, una vez finalizado, deberá cumplir el objetivo de 25000 ventas.


Con pocos recursos, el equipo de Philippe Guédon se ve obligado a desarrollar su concepto innovador, a partir de una base existente: la rústica pick-up Simca 1100 VF2! El resultado es presentado en el salón de Ginebra de 1977, con el nombre de Matra-Simca Rancho, siendo difícil colocarlo en una categoría en particular. Esta Berlina/camioneta/jeep se presenta como un nuevo modelo, pero se perciben elementos ya conocidos.


De hecho, a pesar del diseño particularmente bien logrado de Antonis Volanis, en una mezcla de vehículo familiar y de (casi) todo terreno, el Rancho no consigue disfrazar sus orígenes Simca, comenzando por el frente de 1100, que se vislumbra por detrás de la barra y el ancho parachoques, incluidos los faros adicionales. Igual en el habitáculo, con un tablier derivado del mismo 1100, siendo que los bancos, esos, son específicos para el Rancho. El motor, por su parte, es el 1.442 cc de 80 caballos, con carburador doble Weber, proveniente del 1308 GT.


Es verdad que el Rancho tiene toda la panoplia de un jeep, con un chasis reforzado y suspensión más elevada, con aquellas protecciones laterales, o aún, con el cabrestante delantero y los proyectores adicionales en la base del parabrisas (opcionales)… Pero no. El Rancho no es un todo terreno. A diferencia de un aristocrático Range Rover, el rancho no tiene tracción a las cuatro ruedas, mucho menos un V8. ¡Una versión 4×4 llegó a ser igualada… pero al contable no le gustó la idea! ¡El Rancho es por lo tanto un vehículo, más plebeyo, capaz de llevar a los niños a la escuela durante la semana y a la pesca los fines de semana, junto con el perro! Un “crossover”, como diríamos hoy en día.


Disponible en varias versiones (“X” más lujosa, “AS” comercial de dos lugares, Découvrable, Grand Raid…), además de la versión de base, el Rancho es de los primeros modelos específicamente creados para los lazeres, renunciando a las pretensiones más estatutarias de muchos otros automóviles.


Tras la integración de Simca en el grupo PSA, el Rancho deja de ser Matra-Simca para ser Talbot-Matra a partir de 1980, siendo producido hasta 1983, superando todas las expectativas, con cerca de 57.000 vehículos vendidos.


Mas no início dos anos 80, as atenções da Matra e de Philippe Guédon estavam mais focadas noutro conceito, igualmente inovador, uma espécie de “van” europeu (o futuro Renault Espace), e o Rancho acabou por não ter sucessor. Aliás, de certa maneira até teve, e muitos! É que veículos polivalentes, derivados de carrinhas “profissionais”, e que agora são muito comuns (Berlingo, Rifter, Kangoo, ou ainda, os Roomster e Yeti da Skoda…), podem, legitimamente, reivindicar uma certa filiação (mais até do que os SUV’s). Só que chegaram bem mais tarde. Ou terá sido o Rancho que chegou demasiado cedo?

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram