Lamborghini Jarama 400 GTS: El coche del patrón

Clásicos 15 Set 2023

Lamborghini Jarama 400 GTS: El coche del patrón

Por Hugo Reis

El Jarama nació en la línea de sucesión del 350 GT, que siendo el primer Lamborghini, representaba el tipo de automóvil en que Ferruccio quería apostar. El 350 evolucionó hacia el 400 GT 2+2 que sería sustituido en 1968 por el Islero. Con el fin de Touring, el diseño y construcción del Islero serían entregados a la Carrozzeria Marazzi y de esa elección resultaron quejas en cuanto a la calidad de construcción como del diseño.

El fracaso comercial aceleró la sustitución del modelo después de solo dos años. Bertone sería responsable del diseño y fabricación de los componentes de la carrocería del Jarama 400 GT. Como Bertone ya producía Espada, esto simplificaba algunas sinergias, en particular el uso de la plataforma de Espada, acortada. Sin embargo, por cuestiones económicas y logísticas, el montaje del modelo sería hecho en la Marazzi, que por ser una empresa joven y aún mal equipada, usaba métodos de construcción menos elaborados, lo que explica el hecho de que el Jarama era casi tan pesado como el Espada, que era mucho mayor.

Gandini fue el autor de las líneas del Jarama y, como siempre, fue muy audaz y provocador en su creación. El Lamborghini es casi una “calcomanía” de Iso Lele, pero aún menos consensual. Es agresivo, sin ser elegante, con una “nariz” pesada y un frente largo, lo que combinado con la trasera “Fastback”, resulta en un perfil algo desproporcionado.


El habitáculo no seguía el tono futurista del exterior y la ergonomía dejaba mucho que desear. Por eso, al final de 177 unidades, el modelo fue actualizado, adoptando el nombre Jarama 400 GTS. Recibía la misma actualización mecánica que Espada, subiendo de 350 a 365 CV. La S se distingue por la entrada de aire en el capó y las rejillas de ventilación en los guardabarros, así como nuevos parachoques. La dirección asistida era ahora equipo de serie.

El mal estaba hecho y la reputación del Jarama salía pellizcada de los errores cometidos en la versión original, pero la prensa fue casi unánime en los elogios al Jarama S, por la rara combinación de confort con un comportamiento dinámico.

Ya fuera un esfuerzo de compensación, o una opinión genuina, es sabido que Ferruccio decía que el Jarama era su Lamborghini preferido y el que usaba diariamente. Según él, la preferencia se explicaba por ser un modelo más deportivo que un Espada, pero más utilizable que un Miura.

El Jarama sería el último Lamborghini de motor longitudinal delantero hasta el reciente lanzamiento del Urus.

Este automóvil se puede ver en la exposición “Lamborghini: 60 años cortando el viento”, patente en el Museu do Caramulo, pudiendo ser visitada ya solo hasta el próximo 17 de septiembre, todos los días, entre las 10:00 y las 18:00.

Fotografías: Joel Araújo y Jornal dos Clásicos.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram