Doble personalidad: El Mercedes-Benz C36 AMG de 1995

Clásicos 27 Set 2023

Doble personalidad: El Mercedes-Benz C36 AMG de 1995

Estábamos en 1995 y Mercedes-Benz lanzaba su nuevo C36 AMG, en colaboración con la casa Aufrecht, Melcher and Großaspach que, en aquel momento, no formaba parte de sus cuadros y se dedicaba a la preparación y transformación de modelos de la marca alemana.

El trabajo realizado en el C36 se consideró en aquel momento muy sutil, especialmente desde el punto de vista exterior. Había una nueva y más profunda entrada de aire frontal con faros antiniebla, nuevas faldas laterales y un nuevo delantal trasero. Todo esto visto como de buen gusto y de aparato bastante contenido. También se han añadido insignias AMG, salidas (reales) de escape dobles cromadas y llantas de 17 pulgadas con neumáticos de bajo perfil.

Cuando se examina el pedigrí, se observa la clásica consanguinidad entre la gama de modelos de la marca: piezas de varios modelos Mercedes se combinaban en un único paquete para elevar el rendimiento del normal C280, el punto de partida. Para el C36, el equipo de AMG encontró otros 74 caballos de fuerza para añadir a los 194 del C280. Primero, aumentaron el diámetro del motor C280 de serie (conocido internamente como M104) de 89,9 a 91 mm. Luego colocaron pistones de aluminio forjado, aumentando la relación de compresión de 10 a 10,5:1. En el extremo inferior, instalaron un cigüeñal turbo-diésel especialmente mecanizado y equilibrado, aumentando el recorrido del motor de 73,5 a 92,4 mm. Todo esto resultó en una cilindrada de 3,6 litros.


Con toda una serie de enmiendas que incluían también la instalación de un diferencial inicialmente desarrollado para la nueva clase E que entre tanto se lanzaría al mercado, todavía era necesario introducir algunas mejoras en el frenado y la suspensión. Los discos delanteros provenían del SL600 y los frenos traseros de un E420. El automóvil contaba además con barras estabilizadoras mejoradas para aumentar la rigidez de rodadura en un 35% en la parte delantera y en un 49% en la trasera. También se han instalado amortiguadores de gas especiales afinados por AMG.

A pesar de la mecánica extremadamente modificada y del chasis más firme, el C36 se parecía mucho a un auténtico automóvil de la marca de la estrella de tres puntas. No obstante, al entrar observábamos los umbrales de las puertas AMG, el velocímetro escalado hasta los 260km/h, detalles en piel gris en el volante y el “C36” grabado en el selector de la caja de cambios.

En marcha, tan pronto como el automóvil arranca, presientábamos un grado de firmeza y control de rodadura que no se encuentra en el resto de la Clase C. Después, pisando el pedal derecho, el C36 avanzaba con una energía inconfundible, con el rugido del escape repleto de nuevos impulsos sonoros.

Los valores de aceleración eran impresionantes para la altura, con 6,7 segundos de 0 a 100 km/h, culminando en los 250km/h de velocidad máxima electrónicamente controlada.

En aquella época, una de las preguntas recurrentes se refería a lo que se podía pedir más en un automóvil así, que concentraba las habituales características de solidez y confort de Mercedes-Benz con el condimento más atrevido de AMG, en una aparente paradoja. Mientras que la marca alemana suministraba la capa de refinamiento que se encuentra en todos sus automóviles, AMG, por otro lado, contribuía con toda su experiencia en la preparación de coches para la competición y transformación de modelos de carretera. Para Klaus Ludwig, que condujo un Mercedes-Benz en el DTM (Campeonato Alemán de Turismos) de 1994, AMG había producido un producto ganador.

Aún ante parte de la prensa de la época, el nuevo C36 AMG era un automóvil más completo que el contemporáneo BMW M3, precisamente por concentrar todas las características anteriormente presentadas, sin comprometer su versatilidad y sin desequilibrar su presencia con una exuberancia quizás exagerada. El tiempo ha estado respondiendo a muchas de estas preguntas, y hoy en día este es un modelo con un lugar muy especial en la historia de dos emblemas (Mercedes-Benz y AMG) mientras tanto unidos y con una oferta inmensa de automóviles que permite la elección de un modelo para cada gusto y para cada sensibilidad.

Fuente: Car and Driver.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram