Mi clásico: Opel Manta A, la realización de un sueño

Archivos 14 Out 2023

Mi clásico: Opel Manta A, la realización de un sueño

Por Francisco Lemos Ferreira

En la zona de Aveiro son innumerables los amantes de clásicos que se dedican a la restauración de sus máquinas, entre ellos está Bruno Ricardo Silva, el “Menino do Manta” como es cariñosamente conocido entre los amigos tal es su pasión por este emblemático modelo de la marca alemana y la dedicación y detalle que eleva la restauración de su Opel Manta A 1.6 S vitaminado con el motor Opel de dos litros al nivel de excelencia.

Abordando esta restauración como la realización de un “sueño realista”, nos dice Bruno Silva:

“Todo comienza a finales de los 80 y principios de los 90, cuando el Opel Manta Gris de mi padre me hacía querer ser un adulto rápido, para poder conducirlo y saborear lo bueno que tenían los autos de los 70.


A pesar de que todo comenzó con el Manta de mi padre, que lamentablemente fue vendido cuando yo tenía solo ocho años, la revuelta proveniente y exagerada normal de un niño que ya a esa edad sabía apreciar un buen y bonito automóvil, fue siempre algo que nunca supo explicar muy bien, pero desde entonces, ha sido parte de mis conversaciones con amigos que también compartían la pasión por los automóviles. Contrariamente a lo convencional, mi coche de ensueño no era el habitual Porsche o Ferrari, sino el simple y solo Opel Manta.

El objetivo fue siempre seguir el sueño, y con eso saber también valorar las muchas dificultades normales que sabía que iba a encontrar, pero correr tras el “¡lo conseguí!”

Comencé esta (que ya va larga) jornada con 23 años, adquirí aquel que sería mi Opel Manta para restauración. Aunque a mitad de camino se vio obligado a adquirir una carrocería en mejor estado, esta/este es mi actual Manta, que ahora está en fase de montaje.

El proceso fue lento en todas las etapas, tanto por la dificultad en encontrar material (buen material), tanto por el sacrificio obligatorio y proveniente de un proyecto, como yo lo llamo, al tornillo.

El coche fue totalmente desmontado, fue restaurado de chapa por quién sabe lo que hace, completamente decapado, siguiendo la regla las leyes de lo que para mí son las reconstrucciones de automóviles clásicos. Todas las piezas tomaron el mismo tratamiento, donde aquí todo o prácticamente todo, fue hecho por mí.

La linealidad de la restauración fue siempre en vista de la calidad, incluso si para eso tuviera que hacer las no deseadas pero forzadas paradas de meses, para hacer la cartera “respirar”.

Manta cuenta con todo lo que es posible tener de extras (lo que no tiene es porque yo no quiero poner, aunque tenga en stock), tiene también muchos detalles personales y poco vistos en este modelo, pero que me hizo perfeccionar un coche que poco necesita por ya ser bastante elegante y distinguido.

Retiro muchas cosas de este trabajo. Llamo trabajo porque además de ser una pasión es en realidad un trabajo de dedicación y persistencia, sin embargo, es difícil de contar en un “cortometraje”, pero como más que tener un hermoso automóvil, debemos mencionar siempre que sacamos varias enseñanzas prácticas-profesionales, pero esencialmente y por la vivencia, adquirimos amistades y varias enseñanzas para la vida.”

m6
m1
m2
m5
m7
m8
m9
m10
m11
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
m6
m1
m2
m5
m7
m8
m9
m10
m11
previous arrow
next arrow
Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram