Clásicos 02 Nov 2023

Dueto: Lancia Delta Integrale HF y Lancia 037

El último episodio de la serie trae consigo el dueto único entre el Lancia Delta Integrale HF y el Lancia 037. Si alguna marca fue experta en crear iconos del automovilismo, que se tradujeron en carteles de automóviles colgados en los cuartos de cualquier joven de los años 80, fue Lancia. Y con todo el mérito.

¿Quién no soñaba con saltar a esos carteles y conducir un Lancia Delta en la carretera o un Lancia 037 en un rally? Pasados casi 40 años desde entonces, el estatus de “coche de ensueño” de estos dos modelos no envejeció ni un día, manteniéndose bien alto en el ranking de muchos petrolheads.

La creación del Lancia 037 tenía como objetivo final sustituir al Fiat 131 Abarth, que había sido campeón en 1980. Dentro del grupo Fiat, había dos opiniones: aquellos que querían la adaptación de un modelo ya existente y los defensores de un automóvil construido y proyectado específicamente para las carreras, como lo fue el glorioso Lancia Stratos.


El proyecto se desarrolló a través de una estrecha colaboración entre Lancia, Abarth y Pininfarina y se diseñó de acuerdo con el nuevo Reglamento FISA para el Grupo B, que exigía la construcción de 200 unidades de un automóvil de carretera, con aspectos técnicos y estilísticos muy próximos a la versión de carrera. Con tracción solo en las ruedas traseras y con la potencia de un motor central que sobrepasaba los 325cv, ayudado por un sistema Abarth Volumex con presión entre 0,60 y 0,90 bares, el Lancia 037 logró vencer al Audi Quattro en el Campeonato del Mundo de 1983, en un hecho irrepetible desde entonces para un coche de dos ruedas motrices.

De utilitarios a héroes de las pistas – parece efectivamente esta la historia de muchos de los modelos que se han convertido en mitos del deporte automovilístico, y el caso del Lancia Delta no es una excepción. Concebido en 1979 por Giorgio Guigiaro, el modelo utilizaba la plataforma del Fiat Ritmo, suficiente para las ambiciones de un pequeño automóvil familiar con algunos lujos en el interior. La primera versión deportiva fue presentada en 1986 y hacía uso de un motor de cuatro cilindros con dos litros de capacidad, turbo-compresor, cabeza de ocho válvulas y tracción a las cuatro ruedas. Después de una serie de varias ediciones, en 1991 Lancia actualizaba el Delta Integrale, revisando toda la dinámica del modelo y creando el primer modelo Evoluzione, fácilmente reconocible por su carrocería, con ampliaciones y entradas de aire adicionales.

Suscríbete al canal Jornal dos Clássicos en YouTube para no perderte ninguno de los episodios de la serie “Dueto”.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram