El arte de elegir un clásico

Archivos 01 Dez 2023

El arte de elegir un clásico

La ponderación es un arma débil contra la pasión, pero resulta esencial para comenzar con el pie derecho una relación fructífera con un automóvil clásico.

La precipitación es, pues, el principal error del entusiasta de Clásicos en inicio de carrera.

Aquí hay seis preguntas fundamentales para cada entusiasta. Cuando tenga las respuestas, estará listo para pasar a la siguiente fase: la de materializar su deseo de tener un automóvil clásico.



Un clásico, ¿para qué? 

El uso del automóvil es decisivo para su adquisición. Desde un clásico relativamente moderno y práctico para usar todos los días, a un automóvil de competición para las carreras de fin de semana, o un Vintage para las regularidades históricas, las opciones pueden ser tan diferentes como el agua del vino o gasolina del diésel…

Si quiere darle un uso familiar, piense en un automóvil que pueda transportar a todos los miembros de la familia.

Asegúrate de vivir con los defectos de tu nueva adquisición, porque nunca serán pequeños en comparación con cualquier automóvil moderno.

Reúna tanta información como sea posible sobre el automóvil que desea comprar. Le será muy útil para las decisiones que tiene que tomar.


¿Cuánto me puedo gastar?

El presupuesto condiciona la elección. A veces, sacrificando un poco la imagen de un determinado modelo, puede conseguir prácticamente el mismo automóvil, por un precio inferior. Dos ejemplos: el Jaguar E 2+2 vale poco más de la mitad de un coupé de dos plazas, pero la diferencia real en términos de uso es pequeña; Lotus Elan 2+2 es igualmente eficaz, más práctico, pero mucho menos valioso que la versión de dos plazas.

En el presupuesto disponible para la adquisición, deberá existir siempre una reserva para gastos de mantenimiento o reparación. Deja de lado al menos el 20% para este tipo de gastos.


¿Restaurar o no restaurar?

La regla de oro es: comprar el automóvil en el mejor estado posible, de acuerdo con el presupuesto disponible. Pero la restauración puede ser una actividad francamente gratificante. En términos espirituales…

Las ventajas de la restauración son: el hecho de ser un hobby interesante; dependiendo de su talento, puede conseguir ahorrar algo de dinero – haciendo trabajos que no necesitan ser entregados a un profesional; llegar a conocer su automóvil por dentro y por fuera, creando también una relación de proximidad mayor.

Al otro lado de la balanza, tenemos: el hecho de que la restauración rara vez compensa en términos comerciales – es muy fácil gastar más dinero del que el mercado está dispuesto a pagar por el automóvil; y tener que esperar para poder disfrutar de su Clásico en la carretera.


¿Quién me puede ayudar?

Esta es fácil: personas que han tenido o tienen los mismos problemas. Aquí, los clubes tienen un papel fundamental. Las personas que los constituyen tienen en común la dedicación al mismo fin. Compartir experiencias, beneficiándose incluso de los errores que otros han cometido antes que tú, puede ahorrarte muchas molestias y tiempo. Lo ideal es asociarse antes de comprar un coche. Así, tendrás quien te ayude también en esa fase central.


¿Voy a conseguir piezas?

Casi todo es posible. Incluso las piezas que no existen se pueden fabricar especialmente. Pero el precio no será una agradable sorpresa. Para los coches más comunes, no habrá grandes dificultades, con muchos especialistas haciendo de esa actividad su negocio. En cuanto a los expertos internacionales, puede ponerse en contacto con ellos directamente – no hay razón para que las piezas tarden más de una semana en llegar – o utilizar un intermediario, que se responsabilice de la calidad y precisión (modelo, referencia) de la pieza pedida. Hay ventajas en ambos formatos.

Para más información y consejos sobre clásicos, consulta el sitio O Meu Clássico.

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram