Murena, el fin de la era deportiva de Matra

Archivos 23 Dez 2023

Murena, el fin de la era deportiva de Matra

Por Marcos Santos

Después de Djet, M530 y Bagheera, Matra creó a Murena. Siguiendo los modelos anteriores, este deportivo fue creado para acompañar la irreverencia de los años 80.

Al primer paso, el Murena despertaba la atención al confundirse con los deportivos italianos, sobre todo si estaba coloreado de rojo vivo. Con un chasis de acero galvanizado y el resto de la estructura construida con paneles de fibra, exhibía líneas rectas y agresivas, en una mezcla de jovialidad y maduración de los proyectos anteriores. Murena tenía la particularidad de tener sólo tres asientos.


Su motor con una cilindrada 1.593cc y 92cv, fue montado un poco por delante del eje trasero en posición transversal, con un mando de válvulas en el bloque y un carburador de doble cuerpo de la marca Weber. El Murena alcanzaba una velocidad máxima de 182 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos. El panel bien equipado para la época y el volante tenían aire vanguardista, pero el destaque del interior eran los tres bancos lado a lado, siendo que el central podía transformarse en un reposabrazos.

Más interesante y un poco más cara era la versión 2.2. Con 2.155cc, tenía mando de válvulas en el cabezal y una potencia de 118cv. También era alimentado por un carburador de doble cuerpo, solo que de la marca Solex y en posición invertida. También con cinco marchas la versión 2.2 era mucho más rápido: hacía de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y alcanzaba los 195 km/h. La suspensión delantera tenía barras de torsión longitudinales, y la trasera, muelles helicoidales. Ambas independientes con brazos triangulares y estabilizadores, equilibraban confort, estabilidad, agilidad y seguridad.


En 1983 llegaba una versión más afinada, el Murena S. Con la misma cilindrada de 2,2 litros la potencia subía a 142cv a 6.000 revoluciones por minuto, la velocidad final pasaba a 210 km/h y alcanzaba los 100 km/h en apenas 8,4 segundos. Antes ofrecido como kit, el motor 2,2 litros de 142 CV se convertía en opción de fábrica en el Murena S, en 1983, pero la Matra ya estaba en dificultades y el modelo pronto saldría de producción.


La situación financiera no era favorable y el Murena dejó de producirse en 1983, después de 10.680 unidades producidas. El Murena fue el último modelo deportivo en ser producido, culminando una serie de proyectos muy interesantes y originales.

Nos queda en la memoria por el “look” atrevido y evolución estructural, donde la ligereza de materiales nunca comprometió la estabilidad y la seguridad.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram