Una gota en un océano de metal, la historia de Rumpler Tropfenwagen

Archivos 30 Dez 2023

Una gota en un océano de metal, la historia de Rumpler Tropfenwagen

Por Edgar Freitas

Una de las cosas más fascinantes del mundo de los clásicos es que todos los coches pueden ser presentados como una historia. Como niños a la hora de dormir, es con tal entusiasmo que cualquiera de nuestros asiduos lectores lee cada palabra, cada frase, como un descubrimiento por algo nuevo. Una historia del automóvil es como un cuento de niños. Todo parte de un sueño en la cabeza de un artista, que expresa su vocación con un lápiz. En lugar de palabras, utiliza líneas.

En lugar de párrafos utiliza escuadra. En lugar de un boceto, hace un garabato, y es de ese garabato bruto y grosero que nace la mariposa que con cuatro ruedas que hoy llamamos clásico.  Las metáforas son probablemente la máxima expresión del irrealismo que primero rompe con la monotonía de la vieja constante.  En un océano de metal oxidado y líneas conservadoras rectificadas, algunos decidieron ir más allá de lo común y lo mundano.


Es inusual mirar al pasado lejano y contemplar la belleza y el inconformismo del pensamiento humano. ¡Si Dios quiere, el hombre sueña, y la obra nace, este es uno de los ejemplos de eso! El clásico que les muestro hoy reúne en su concepto varios diferendos, convirtiéndose en uno de los automóviles más fascinantes de la historia. Al igual que miles de clásicos, sus características mecánicas son hoy obsoletas. ¿Qué decir entonces de la performance hilarante o de la seguridad inexistente? Pues bien, un automóvil antiguo no pasa de ser un vehículo arcaico. Justo cuando se cuenta su historia se convierte en un clásico! Es la historia que hace latir el corazón y encender la llama que ilumina aquel fragmento de la extensa narrativa automóvil.

Hoy llevo al lector hasta 1921, en un mundo recién salido de una guerra que devastó imperios y elevó el poder de las armas. Una de las armas que sufrió un avance sorprendente fue precisamente la aviación. Todo un mundo después de la primera guerra fue cambiado con los avances creados por el esfuerzo en ganar la guerra de las guerras. La influencia de un mundo más «aéreo» ha pasado también por la adopción de líneas aerodinámicas o «Streamline» como muchos conocen. En 1921, Rumpler Tropfenwagen fue uno de los pioneros en el descubrimiento de la resistencia aerodinámica. Pasaron muchos años antes de que surgiera un modelo similar, y aún hoy surge la duda de cómo ese ingeniero logró un logro de esta dimensión.

Era el año 1921 cuando el Rumpler Tropfenwagen fue presentado en el Salón de Berlín. Fruto del genio de Edmund Rumpler, o probablemente de inspiración divina, este automóvil difería de todo visto hasta la fecha. Edmund dona su apodo al coche, cuya traducción es cualquier cosa como coche en forma de gota de Rumpler. Su diseño se inspira precisamente en la forma de una gota de agua. Si lo pensamos, una gota de agua es un fenómeno en el que podemos observar las leyes del universo con la mayor naturalidad, aplicando principios como la aerodinámica y la gravedad.


En un universo de coches similares y de aspecto austero, son las líneas rectas las que imperan. En esta época, poco o ningún esfuerzo es dirigido a la aerodinámica, siendo los automóviles diseñados para ser tanto prácticos como simples, o bien elegantes y faustosos. Pese a que algunos automóviles clásicos pueden tener algunas líneas vanguardistas y parecen evidenciar rasgos de un estudio aerodinámico, es seguramente fruto de inspiraciones puramente estéticas y sin foco en el concepto de aerodinámica. Pues tenemos que en este coche, todo fue pensado al detalle para reducir el arrastre aerodinámico.

En la fecha de su concepción, este concepto era todavía desconocido y descuidado. La fascinación de este coche es que alguien se ha dedicado a resolver un problema que nadie creía que existía. Los primeros túneles de viento se inventaron alrededor de dos décadas más tarde para su uso en la aviación militar. Un poco con las pirámides o las ciudades aztecas, la pregunta que impera es, ¿cómo? ¿Cómo es que solo mediante el uso de la mente humana es capaz de alcanzar un nivel de perfección de tamaño. En 1921, el arrastre aerodinámico no era una noción cuantificable, pero en 1979, por lo tanto, 58 años después, el Tropfenwagen fue probado en el túnel de viento de Volkswagen, alcanzando un valor inimaginable de 0.28 de arrastre. Con el uso de software especializado y pruebas intensivas, las berlinas de lujo alcanzan este valor con cierta dificultad, y superar esta barrera ya requiere una inversión considerable.


La dimensión aerodinámica es tal que las comparaciones deben materializarse. Con un coeficiente aerodinámico de 0,36, el Citroën DS lanzado en 1955 se consideraba Avantgarde para sus líneas de bajo arrastre. Con el mismo valor de 0.36 tenemos el Ferrari Testarossa lanzado en 1986, ¡unos 65 años después! Lo que hace que este coche sea especial es, por lo tanto, el esfuerzo que su creador Edmund Rumpler dedicó a hacer de este automóvil algo único. Para lograr este logro, se tuvieron en cuenta varios detalles.


En primer lugar, las luces se incorporaron a la carrocería, algo inusual en ese momento. A continuación, varios apéndices aerodinámicos en forma de alas horizontales fueron distribuidos por el automóvil, que como chasis tenía exactamente la forma de una gota de agua. Para hacer frente a esta vergüenza y a cierta falta de líneas rectas, el conductor ocupaba una posición central, con un vidrio especialmente curvado e inédito en la industria del automóvil, que confería un comportamiento aerodinámico similar a un avión. También podemos observar que el techo del vehículo y toda su carrocería seguían las formas del chasis, dándole a este clásico una elegancia difícil de negar.


Algunos otros detalles hacían de este automóvil algo aterradoramente nuevo y revolucionario. Su motor de seis cilindros en W, si un W6, estaba montado en una sola unidad en conjunto con la transmisión y el diferencial, inmediatamente encima del eje trasero. Capaz de cargar 36 caballos, el Tropfenwagen lograba alcanzar velocidades del orden de los 110 km/h, desplazando sus cerca de 1300 kg con inmensa rentabilidad, pues su arrastre insignificante dictaba un consumo relativamente bajo de combustible.

Las cualidades de este coche no se reducen solo a la calidad de su diseño mientras que el rendimiento y la economía, sino también en la comodidad de sus ocupantes. Este automóvil está equipado con el primer par de brazos oscilantes, que, independientemente uno del otro, amortiguan eficazmente las irregularidades de las carreteras.


El resultado final de este automóvil era una agradable visión del futuro. Un clásico que después de 58 años asombró a los científicos, y pasado casi un siglo de su presentación todavía causa en el lector admiración y pura fascinación. La historia guarda historias que necesitan ser contadas, porque mirar solo por mirar, es solo un automóvil arcaico con un diseño atípico.

La sociedad contemporánea del Tropfenwagen no fue muy acogedora, siendo que solo 100 unidades fueron comercializadas en el curso de cuatro años de producción. Varios pequeños ajustes se hicieron con el tiempo, incluyendo una actualización de motor o incluso la opción de convertible. Debido a su comodidad por encima de la media y espacioso interior, capaz de llevar hasta siete personas cómodamente, se convirtió en un taxi solicitado en las grandes ciudades alemanas y austriacas.

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram