Snapshot: El mito trasmontano

Archivos 06 Jan 2024

Snapshot: El mito trasmontano

Por Ricardo Grilo

En 1971, Nicha Cabral logró alquilar este Porsche 917K a David Piper para participar en lo que era la gran prueba nacional, disputada anualmente en el circuito transmontano de Vila Real.

Una carrera fantástica que reuniría a los dos grandes mitos que competían en las pruebas del campeonato mundial (Porsche 917 y Ferrari 512) en una sinfonía de 12 cilindros que marcó para siempre a todos los presentes y, de hecho, a todos los entusiastas del país.

Incluyendo, seguramente, a los dos niños que vemos en esta foto colorida, sorprendidos por el intenso rugir del Porsche 917 K, tapándose los oídos mientras pasa el coche en la curva de la Salsicharia, aún durante los entrenamientos.


Al día siguiente, una victoria probable de Nicha Cabral sería detenida por una luz de presión de aceite que se encendió en el tablero del Porsche, obligando a una parada en boxes y descendiendo al segundo lugar, detrás del Porsche 908/2 del Príncipe Jorge de Bagration.

Aun así, se hizo la fiesta, con una prueba memorable y el deseo de regresar al volante del magnífico 917K. Lo que sucedería efectivamente en la última prueba del Campeonato Internacional de Marcas, en Watkins Glen, donde Cabral compartiría el volante del Porsche con el estadounidense Tony Adamowicz y aún participaría como extra en la prueba del campeonato Can-Am, convirtiéndose así en el único piloto portugués en participar en una prueba de este campeonato de supercoches.

Imagen en color por Ricardo Grilo

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram