¿El carro popular tendrá una segunda oportunidad en Brasil?

Clásicos 15 Jan 2024

¿El carro popular tendrá una segunda oportunidad en Brasil?

Por Irineu Guarnier

Desde la creación del Ford Model T en los primeros años del siglo XX, casi todos los grandes fabricantes de automóviles tuvieron en algún momento en su catálogo un vehículo popular. Después de la Segunda Guerra Mundial, con Europa recuperándose de los escombros del conflicto, las principales industrias remanentes invirtieron sus escasos recursos en la producción de automóviles populares como el Volkswagen Sedan (Escarabajo), el Fiat Cinquecento o el Citroën 2CV. Modelos que, a pesar de las dificultades financieras de la mayoría de la población europea en la posguerra, vendieron millones de ejemplares.

En Brasil, con la instalación de las primeras industrias automotrices a partir de 1956, los coches populares también tuvieron mucho éxito entre un público ansioso por un vehículo nuevo que no podía pagar el precio de un modelo importado o que necesitaba un ejemplar más rústico para el trabajo.

Entre estos destacan el Volkswagen “Pé De Boi” (un Escarabajo despojado de cromados e incluso de la tapa del portaobjetos), los Renault Dauphine y Gordini “Teimoso” (sin cromados, sin tapacubos e incluso sin espejo retrovisor externo), el Simca “Profissional” (una versión simplificada del Chambord) y la camioneta DKW “Pracinha” – todos coleccionables raros y de alto valor en la actualidad.


Los automóviles populares perdieron clientes a medida que el país se urbanizó y la clase media brasileña alcanzó un nivel socioeconómico más elevado. El automóvil se convirtió en símbolo de estatus. Nadie quería algo tan espartano. Sin embargo, los modelos más caros de casi todas las marcas nunca dejaron de tener versiones de entrada un poco más simples.

El renacimiento del verdadero coche popular en Brasil se produjo en los primeros años de la década de 1980, gracias a incentivos fiscales del gobierno para la producción de vehículos económicos con motores de hasta 1.000 centímetros cúbicos (los impuestos siempre tuvieron un peso considerable en los precios de los automóviles brasileños). Un hito de esta época es el Fiat “Uno Mille”, lanzado en 1984. Se vendió como pan caliente.

Posteriormente, Ford, Chevrolet y Volkswagen también se encargaron de despojar a modelos como el Escort, el Chevette y el Gol de motores más potentes, e incluso de pequeños refinamientos, para adecuarse a las reglas del “coche popular”. Durante mucho tiempo, los “populares” serían el primer automóvil de los jóvenes, de los trabajadores de la clase media, de los taxistas y flotistas.

Sin embargo, en la primera década del nuevo milenio, la importación masiva, principalmente de Asia, de vehículos equipados con comodidades como dirección hidráulica y aire acondicionado a precios competitivos con los “pelados” nacionales, llevó a la categoría a la lona. Estaba abierta la cuenta regresiva para el fin de los populares. El nocaut llegó en 2014, con la obligatoriedad de instalar frenos ABS y airbags en todos los vehículos nuevos. Nuevos requisitos de la era moderna de la industria automotriz mundial vendrían a continuación.

La industria argumenta, no sin razón, que se volvió imposible fabricar automóviles con dirección hidráulica, aire acondicionado, ABS, airbags, carrocerías deformables, control de tracción y otros requisitos de seguridad a precios populares. Desde entonces, los precios dieron un salto. Hoy, el automóvil más barato vendido en el país, el Renault Kwid en su versión de entrada, cuesta el equivalente a más de 10 mil euros. Para los brasileños, que han perdido ingresos y poder adquisitivo en los últimos años, es mucho dinero. Ya no se puede decir que existan autos realmente “populares” en producción en Brasil. Sin embargo, la escalada desenfrenada de precios de los automóviles modernos, especialmente de los SUV y los eléctricos, excluyó del mercado de vehículos nuevos a grandes segmentos de consumidores. Las ventas de automóviles se desplomaron. Los ejemplares de alto valor agregado, los favoritos de las automotrices, no cuentan con un público tan amplio. ¿No sería hora, entonces, de que la industria automotriz brasileña “reinvente” el coche popular, para atender a este vasto segmento de consumidores huérfanos y ávidos de un ejemplar con olor a nuevo? El desafío está planteado. Pero nadie parece decidido a enfrentarlo.

Fotos: Eduardo Scaravaglione.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram