Un NSU-Fiat Jagst 600 muy especial

Clásicos 18 Jan 2024

Un NSU-Fiat Jagst 600 muy especial

Por Filipe Direitinho La-Salette

La pasión que todos sentimos por los automóviles en general, y por el 600 en particular, puede ser un punto de partida para encuentros y amistades inesperadas.

Después de un encuentro inesperado (casi como un hallazgo en un granero) con un rarísimo NSU-Fiat Jagst 600 Transformável de 1960, y tras una negociación fácil con su propietario, esta joya llegó a nuestra casa en julio de 2022 y se unió al 600D de 1970 que ya circulaba por aquí. El coche fue restaurado en 1998, utilizado regularmente hasta mediados de los años 2000, y luego quedó estacionado y guardado en un almacén, junto con otras excelentes joyas (desde un Lancia Delta HF Integrale, pasando por un Fiat 124 Spider e incluso un Ford T).

Después de una profunda intervención realizada por un mecánico muy competente (y profundo conocedor, ya que había trabajado casi toda su vida en el grupo Fiat), también se llevó a cabo un trabajo ligero en chapa y pintura. Pero en medio de su originalidad y buena conservación, siempre hubo un detalle que llamaba la atención y que llevó desde temprano a iniciar la búsqueda de un simple objeto: el emblema frontal original Jagst. El nuestro tenía un emblema 600 que yo mismo restauré y quedó en excelente estado. Pero siempre sentí que era una pieza provisional hasta que, si encontraba un emblema Jagst, lo reemplazaría.


La búsqueda fue intensa y diaria. A través de sitios conocidos (y otros no tanto), mediante amigos, conocidos y amigos de conocidos, recorrimos muchos lugares pero siempre sin éxito.

Después de enviar muchos correos electrónicos y solicitar información a varias instancias del área, casi por casualidad encontré el sitio web del Club Amigos del 600 de Alemania. Obviamente pensé “bueno, el Jagst es alemán, tiene todo el sentido… y el ‘no’ está garantizado, así que hay que enviar un correo electrónico”. Rápidamente recibí una respuesta del presidente del Club que, sorprendido y conmovido por la historia del coche y nuestra “búsqueda”, pasó mi contacto a un amigo que me dijo que eventualmente podría ayudar. Todavía estaba leyendo este correo electrónico cuando recibí otro.

Lo que comenzó como una simple solicitud de ayuda rápidamente se convirtió en una interesante y larga conversación sobre la pasión común por el 600, las actividades del club alemán y de nuestro grupo, la historia de la restauración de nuestros coches, la pasión que siente por su VW Scirocco (así como por el 500 Giardiniera, además de su propio Jagst), fotos, etc., etc., etc. y la conversación termina así: “bueno, estuve cinco años buscando un emblema para el mío y conseguí dos: uno lo coloqué en mi coche, el otro lo tengo guardado como repuesto para alguna eventualidad. ¡Ese repuesto te lo voy a ceder!”.

Hay cosas que no tienen una forma de agradecimiento, ¡y me quedé literalmente sin palabras por la actitud! En pocos días recibí una caja desde Alemania, y me sorprendió aún más: además del emblema Jagst, también llegó un centro de volante Fiat, en un gesto de simpatía y solidaridad que me conmovió mucho. La respuesta tenía que ser muy alentejana, como no podía dejar de ser: a tierras germanas fueron directamente un Tinto Cartuxa y un Monsaraz Colheita Tardia, que afortunadamente llegaron enteros a Alemania. Según tengo entendido, ya solo quedan las botellas…

Una simple solicitud de ayuda originó una interacción que lamentablemente cada vez es más rara en estos días, y que ha sido alimentada con diversas comparticiones de experiencias automovilísticas, fotos y largas conversaciones sobre una pasión común: los automóviles clásicos y su importancia en la modernización y movilidad de la sociedad en esa época, su preservación en el presente y, sobre todo, su mantenimiento para el futuro. En resumen, el hecho de que el patrimonio automovilístico sea una de las mayores e inagotables fuentes de importancia histórica.

Y para que conste, ya en Portugal una empresa muy competente cromó y restauró el emblema, que ya está colocado en su lugar correspondiente.

Como no podía ser de otra manera, aquí están las fotos que documentan toda esta “aventura”… Vielen Dank, Torsten!

Fotografías: Cortesía del autor

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram