Unión Europea: Los automóviles antiguos pueden seguir siendo reparados

Clásicos 19 Jan 2024

Unión Europea: Los automóviles antiguos pueden seguir siendo reparados

La noticia se extendió rápidamente: la Unión Europea, supuestamente, planeaba una legislación que otorgaría automáticamente el estatus de “Vehículo al Final de su Vida Útil” a la mayoría de los automóviles antiguos, implicando su desguace físico y fiscal.

Sin embargo, la veracidad de esta información se presentó desde el principio como dudosa. En realidad, se trata de una propuesta de regulación de la Comisión Europea que redefine la clasificación de los residuos de automóviles y su gestión al final del ciclo de vida, promoviendo la economía circular. El pasado lunes, la Comisión Europea desmintió categóricamente, a través del portavoz Adalbert Jahn, que la propuesta tuviera como objetivo prohibir “la reparación o el cambio de motores de automóviles cuando sea necesario”. En el texto de la propuesta, ni siquiera se menciona un límite de 15 años para vehículos al final de su vida útil.

Según podemos entender, la Unión Europea busca regular y acelerar el desguace y reciclaje de automóviles al final de su vida útil. Esta regulación establece tasas mínimas de reutilización, reciclaje y valorización, imponiendo a los fabricantes la obligación de proporcionar instrucciones detalladas para la sustitución o eliminación de piezas y componentes. También define criterios para determinar si un vehículo es susceptible de ser reparado o, por el contrario, ha llegado al final de su vida útil, punto crucial para su venta como vehículo usado.


En resumen, la medida busca evitar la venta de automóviles al final de su vida útil como una forma de eludir las normas de gestión de residuos, combatiendo la exportación indiscriminada. Teóricamente, los propietarios no estarían obligados a deshacerse de sus vehículos mientras deseen retenerlos. Además, la propuesta no contempla vehículos históricos, sin reglas vinculadas a la antigüedad de los mismos.

El punto central es determinar cuándo, a ojos de la Comisión Europea, termina efectivamente la vida útil de un automóvil: en otras palabras, cuándo se vuelve residual, impedido de ser comercializado, destinado a su gestión como residuo.

Este último punto suscita diversas posibilidades, ya que la regulación aborda detalles que determinan la clasificación residual de un automóvil, como daños en el sistema eléctrico debido a la inmersión, puertas sueltas, fugas de combustible, emisiones susceptibles de causar incendios, fugas de fluidos contaminantes y mal funcionamiento del sistema de dirección o frenos debido al desgaste excesivo. En cualquier escenario, un vehículo aún puede ser declarado residual si no tiene medios de identificación, como el número de chasis, o si no ha pasado la Inspección Obligatoria durante más de dos años después del plazo legalmente estipulado.

Este proceso se presenta como previsiblemente largo, ya que ahora es necesario completar todo su recorrido en el ámbito de las instituciones europeas (Comisión Europea, Parlamento y Consejo Europeos). Teniendo en cuenta el final de la actual legislatura del Parlamento Europeo en el próximo mes de junio, la probabilidad de definirlo a corto plazo parece, por ahora, bastante reducida.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram