El Peugeot 405 en modo deportivo

Archivos 03 Fev 2024

El Peugeot 405 en modo deportivo

Por Bruno Machado

Cuando se lanzó el Peugeot 405 en 1987, la marca francesa acababa de triunfar en los rallies con el 205 T16, comenzando así un nuevo capítulo lleno de éxitos en los rallies raid después del fin del Grupo B. Peugeot disfrutaba de una imagen deportiva que proyectaba en el 309 y, por supuesto, en el 205. Lo mismo ocurriría con el 405.

Así que, poco después del lanzamiento del modelo destinado a las familias, se presentó la versión para aquellas familias con más prisa: el Mi16. El motor era el ya conocido 1905 cm³ del 205 GTi 1.9 pero con una culata de 16 válvulas. Los faldones laterales, parachoques y el alerón en el maletero, sobre el cual se encontraba la pequeña inscripción roja “Mi16”, permitían distinguirlo de la versión estándar. En el habitáculo, el 405 Mi16 seguía el ejemplo alemán en cuanto al equipamiento, más completo y lujoso, aunque no tanto en cuanto a la calidad de los acabados.

defe1c187d002246df01d7365f451f36


En la carretera, los 160 caballos del 405 Mi16 se manifestaban principalmente en las altas revoluciones (típico de los motores de 16 válvulas), pero eran bien controlados y dirigidos gracias a la precisión del eje delantero, aunque la parte trasera mostraba algunos signos de inestabilidad. Los frenos funcionaban bien, pero su eficacia se veía afectada por las deficiencias del ABR (predecesor del ABS). En esta fase I, el comportamiento se mejoró con la adopción de un sistema de tracción a las cuatro ruedas, para enfrentarse al Renault 21 Quadra o al Passat G60 Synchro.

En 1992, la gama 405 sufrió pequeñas modificaciones estéticas (trasera, salpicadero…) que acompañaron la introducción del catalizador. Esta novedad hizo que, a pesar del aumento de su cilindrada a 1998 cm³, el Mi16 viera reducida su potencia a 155 caballos. Las prestaciones fueron ligeramente inferiores a la generación anterior, pero, a cambio, la potencia y el par estaban disponibles más temprano gracias a un trabajo en la admisión, y el eje trasero se volvió más predecible gracias a una suspensión rebajada en 2 cm. El Mi16 4×4, por su parte, dejó de producirse… pero regresó con fuerza con el T16.

dakarrally-405-vatanen_1


De hecho, la fase II del 405 buscaba compensar los defectos causados por la introducción del catalizador, especialmente la pérdida de potencia a bajas revoluciones y el aumento de peso. Sin embargo, algunos clientes exigían más. El ambiente exitoso que existía en el lanzamiento del Mi16 en 1987 se reforzó a principios de la década de 1990. No solo el 905 comenzaba a destacar en las pistas, con una primera victoria en Le Mans en 1992, sino que también el propio 405, que había sucedido al 205 T16, ganaba en el Dakar o incluso en Pikes Peak (Vatanen luchando contra el cronómetro… y contra el sol).

pikes-peak


Aunque tenía poco que ver con la versión de carreras, el denominado 405 T16 veía su potencia alcanzar los 200 caballos (o incluso 220 con el overboost), gracias al turbo Garrett, y marcaba el regreso a la tracción integral. Así, el Peugeot 405 T16 alcanzaba los 100 km/h en 7 segundos y una velocidad máxima de 235 km/h. Aunque deportivo, el T16 también se mostraba eficaz en autopistas, proporcionando un viaje cómodo a sus ocupantes. Desafortunadamente, el alto precio en comparación con la competencia – Sierra Cosworth, Vectra Turbo 4×4 – terminó perjudicando su carrera, convirtiéndolo en un objeto raro y, por supuesto, muy buscado.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram