Napier-Railton Especial: Epítome Steampunk

Archivos 22 Fev 2024

Napier-Railton Especial: Epítome Steampunk

Por José Brito

El Goodwood Festival of Speed se ha convertido en un ícono de la cultura automotriz con una creciente prominencia en términos de reputación, representando, personalmente, el futuro de los salones del automóvil. La variedad de presentaciones de nuevos modelos y desfiles de iconos de otras épocas convierten al evento en la Casa Goodwood en un espectáculo abrumador para aquellos que aprecian lo que el automóvil representa en el pasado, presente y futuro. Un espacio donde la colección de automóviles capaces de cautivar a toda una multitud parece perder su valor, dada la frecuencia. Las caras se vuelven, las mandíbulas se abren, pero siempre hay automóviles, entre todos esos que nos dejan estupefactos, que tienen cierta mística en ellos.

En un ocasional recorrido por el archivo de las subidas cronometradas del festival, la atención se centra en un vehículo que parece, desde cualquier ángulo o perspectiva, digno de un aura steampunk. El género, de moda a finales de los años 80 y principios de los años 90, trata sobre la conjetura de paradigmas tecnológicos modernos con una implementación anterior a su período real, como computadoras de madera o aviones impulsados por vapor, con una abundancia en el uso de cobre y bronce, un escenario impecable para el Napier-Railton Special.


Después de que las comunicaciones y la ingeniería prácticamente rompieran todas las barreras de la naturaleza, quedamos atrapados en el desafío de nuestras propias capacidades. En la década de 1930, no había un lugar más impresionante para hacerlo que el Circuito de Brooklands en Surrey, Inglaterra, uno de los impulsores del nacimiento de automóviles como el Special, donde la ambición por los récords de velocidad era la premisa totalitaria.

Desarrollo y Gran Cilindrada

Construido entre 1932 y 1933 por la mente del piloto de aviones y comerciante de pieles John Cobb, entusiasta del automóvil y con una rica historia en Brooklands, por el diseñador Gurney Nutting y por Thomson & Taylor, especialistas en motores de gran cilindrada en esa época, la premisa de diseño residía en la idea de proporcionar a Cobb un automóvil capaz de romper récords de velocidad y resistir las duras pruebas en el trazado de Brooklands, el primero construido originalmente con el propósito de la competición automovilística mediante la adaptación de un aeródromo sin uso, que contaba con un asfalto bastante irregular.


La experiencia de competición de Cobb al volante de un Fiat 10-Litre y un Delage, entre otros automóviles de menor alcance victoriosos, habría sido crucial para el desarrollo adecuado del Special, así como el éxito en su negocio de venta de pieles, que le proporcionó fondos suficientes para alcanzar su sueño de la infancia, cuando viajaba en bicicleta hasta el circuito de Brooklands para ver las pruebas. Su rivalidad con Parry Thomas y su Babs Special de 27 litros se volvería relativamente conocida por la alternancia de victorias en pruebas de ese tipo, pero sería el récord de 220 km/h en Brooklands por Sir Henry Birkin al volante de un Bentley Blower lo que motivaría a Cobb a desarrollar su propio automóvil.

Reid Railton, responsable de los automóviles Railton-Terraplane, equipó el automóvil con un motor Napier Lion XIA de 12 cilindros en “W” de baja rotación, con abundante procedencia en la aviación de la época, el cual fue instalado en un chasis extremadamente robusto de acero. Debido a su configuración de tres secciones con cuatro cilindros (distanciados 60° entre sí) con doble árbol de levas para cada uno, a los cuales se añadían cuatro válvulas y dos bujías por cilindro, se requería la implementación de un sistema de escape triple relativamente complejo.


Elegido por su potencia bruta, el motor W12 de 24 litros de Railton estaba equipado con tres carburadores Triple Claude-Hobson y estaba conectado a una caja de cambios Moss de tres velocidades de fabricación especial con tracción trasera. Se estima que la potencia rondaba los 540 caballos, algo impresionante si consideramos el elemento adicional de la ausencia de frenos en la parte delantera. A pesar de su abrumadora capacidad, el bloque del W12 tenía dimensiones más pequeñas que sus contemporáneos, lo que permitía una carrocería con líneas más curvas y refinadas.

En el habitáculo predominaban los indicadores Jaeger y un volante de cuatro radios de Bluemel. El espacio disponible era mayor de lo habitual para acomodar a Cobb, que era de estatura alta, y el asiento también contaba con varios ajustes para acomodar a otros pilotos. Como era habitual en esa época, el acelerador se encontraba en una posición central, con el embrague y el freno a cada lado del pedal de uso predominante.


Una mirada más detallada a la parte frontal del Railton permite analizar la estructura reforzada, los resortes dobles de largo recorrido y un eje frontal rígido adecuado para soportar el peso sustancial del motor aplicado en posición longitudinal. En la parte trasera se aplicarían resortes elípticos dobles acoplados a un eje móvil.


Otro detalle constructivo destacado en el Special fue la aplicación de neumáticos de dimensiones fuera de lo común, de pedido especial a Dunlop.

La ausencia de un sistema eléctrico (y, como resultado, de limpiaparabrisas y faros) significaba que el Special, a pesar de su tamaño (4,7 metros de longitud) y peso (más de 2000 kg), necesitaba ser empujado para iniciar el funcionamiento del motor, y la falta de una marcha atrás junto con un radio de giro de 22 metros significaban que las maniobras eventuales quedaban a cargo del mismo sistema.

Palabra clave: Ganar

Con efecto inmediato, el Napier-Railton tuvo éxito en Brooklands al ganar su primera carrera en la Reunión del Bank Holiday de agosto de 1934 y las prestigiosas 500 millas de BDRC en 1935. Con predominio de tonalidades de aluminio cepillado y negro, el Railton presentó una velocidad media por vuelta de alrededor de 194 kilómetros por hora y una velocidad récord por vuelta de 198,4 kilómetros por hora. Este sería el comienzo de una carrera exitosa para Cobb y su Special.

Solo 17 pilotos fueron capaces de recorrer los 4,5 kilómetros de Brooklands a más de 210 km/h, y en ese momento, el logro fue celebrado con una insignia conmemorativa para los pilotos que lo alcanzaran. Cobb lograría este hito e impondría un nuevo récord de velocidad para el circuito en 1935, alcanzando los 230,7 km/h. Sería de esta hazaña que surgiría la imagen de Cobb al volante del Special en pleno vuelo al atravesar la zona del puente sobre el río Wey a más de 200 km/h. Un récord que nunca sería superado, por un automóvil que sobreviviría más allá del circuito en el que se destacó.


Con la ayuda de pilotos de élite para completar su formación, se batieron récords en el circuito de Monthlery en París (aunque no antes de que Cobb, en un primer intento, se saliera del peralte de la pista ovalada, afortunadamente sin mayores consecuencias) y en las llanuras salinas de Utah, donde se registró una velocidad promedio de 244,57 kilómetros por hora a lo largo de 24 horas, durante las cuales se realizaron cambios de pilotos, cambios de neumáticos y repostajes.

Después de innumerables competiciones y victorias, la última del Special sería en 1937, cuando Cobb lograría otra victoria en las 500 millas de Brooklands. La carrera de Cobb al volante del Special terminaba con un total de 47 récords de velocidad batidos.

Vida después del Special

Con la última carrera del Napier-Railton Special surgió la oportunidad para Cobb de intentar batir el récord general de velocidad en tierra en las llanuras salinas de Bonneville, lo que lograría en 1939 con una velocidad de 525 kilómetros por hora. Entre 1943 y 1945, sirvió en la Royal Air Force durante la Segunda Guerra Mundial, y después de este período, reanudó sus intentos de batir récords de velocidad. En 1947, regresó a Bonneville y estableció un nuevo récord general de velocidad con una marca de 642 kilómetros por hora.

Cobb falleció en 1952 en un intento de alcanzar un récord de velocidad acuática con una lancha rápida en el lago Ness, en Escocia, y su Napier-Railton fue vendido al aeródromo de Dunsfold para realizar pruebas de frenos y paracaídas en el circuito adjunto. Después de su servicio militar, el Special volvió a manos privadas, compitiendo nuevamente en la década de 1950 y siendo exhibido en el Museo Nacional de Motores de Beaulieu. Durante la década de 1980, cambió de dueños dos veces, una de las cuales estuvo en posesión del propietario de Aston Martin, pero fue en la década de 1990 cuando regresó a su lugar de origen.

El Napier-Railton es reconocido como un ícono del deporte automovilístico británico, y para asegurar su permanencia en Brooklands, se recaudaron 800.000 libras a través de donaciones privadas en 1997, convirtiéndose en una pieza del Museo de Brooklands en la actualidad, un lugar de descanso apropiado para el récord del circuito externo y la versión de Gran Premio del extinto circuito.

A pesar de la edad del Special, este conserva el motor y la caja de cambios originales, habiendo recorrido la combinación más de 20.000 kilómetros en competición, lo que sin duda nos permite preguntarnos sobre la resistencia de los componentes.

Actualmente, realiza pasajes semestrales cerca del Museo de Brooklands, así como apariciones en eventos históricos en Inglaterra, especialmente en el Goodwood Festival of Speed, representando otro motivo más para visitar un evento cada vez más especial.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram