Jack Griffin: En Le Mans sin experiencia ni licencia

Archivos 25 Fev 2024

Jack Griffin: En Le Mans sin experiencia ni licencia

Por José Brito

Mientras se acomodaba en el asiento de un prototipo Rondeau entre los ilustres de la parrilla de salida de las 24 horas de Le Mans, Jack Griffin seguramente pensó: “¿En qué diablos me he metido?”.

Era junio de 1984 y Jack, quien hasta hace 18 meses nunca se había siquiera sentado (mucho menos conducido) un vehículo de competición, se encontraba en el proceso de preparación para competir con nombres como David Hobbs, John Morton o Klaus Ludwig. Nunca había tenido la intención de estar allí. Un hombre del sur de Texas que creció jugando al tenis y luego se mudó a los suburbios de Dallas, donde trabajaba como agente de bienes raíces, y ahora se encontraba en Le Mans, más específicamente en el Circuit de La Sarthe, para competir con los pilotos más rápidos del mundo.

Jack, ya firme en el asiento, miraba el reloj Dutray con una mezcla de expectativa y terror. Había viajado a Le Mans por invitación de un amigo, M. L. Speer, un piloto texano con inclinación por lo extravagante, y que parecía arrastrar a Jack a situaciones similares una y otra vez. Tomemos como ejemplo las 24 Horas de Daytona de 1983, donde M.L. invitó a Jack a verlo competir, pero al final del fin de semana, convenció a Jack no solo para intentarlo, sino también para conducir su Porsche 914 en la categoría GTU de las siguientes 12 Horas de Sebring. Solo había un problema: Jack no tenía licencia de conducir profesional, porque nunca había estado dentro de un vehículo de competición.




Luego, otro detalle sorprendente, con M.L. prácticamente secuestrando a Jack, llevándolo hasta Sonoma, California, específicamente a la escuela de manejo Bondurant. A medida que otros pilotos se presentaban en docenas, Jack comenzaba a darse cuenta de que su incursión en el automovilismo estaba lejos de ser la habitual. Para muchos, este fin de semana en Bondurant era un regalo de bodas, una simple dosis de adrenalina, la búsqueda de un comienzo en el automovilismo mientras aún eran jóvenes, o tal vez una oportunidad para disfrutar en la reunión de ventas del próximo lunes. Ciertamente, ninguno planeaba competir en las 12 Horas de Sebring.

Llegó su turno: “Bueno, estoy aquí porque voy a competir en las 12 Horas de Sebring la próxima semana”, dijo Jack en una sala llena de miradas sorprendidas, “y nunca he estado dentro de un vehículo de competición”.

Una vez que Jack convenció a los instructores de Bondurant de que no estaba bromeando ni era un loco cualquiera, lo colocaron en un Nissan 280ZX y trataron de explicarle de la mejor manera posible términos como “líneas de carrera”, “ápice” o “punto de frenado”. Con cuatro días de tiempo en pista a su nombre, Jack se dirigió de vuelta a Dallas el domingo por la tarde. Una semana después, en su primera carrera profesional/amateur, estaba alineando en Sebring.


Jack rápidamente se dio cuenta de que estaba fuera de su entorno, habiendo accidentado el 914 contra uno de los muros del circuito después de 15 vueltas. Sin embargo, esto no lo disuadió, habiendo completado cinco carreras en sus primeros 18 meses con licencia de conducir.

En junio de 1984, Jack viaja a Francia para animar a su amigo M.L., quien participaría en las 24 Horas de Le Mans ese mismo año. Mientras recorrían el pitlane, Jack y M.L. se encuentran con un antiguo conocido del 2º, quien comparte la curiosa historia de un equipo francés, Bussi, que tenía un vehículo con un piloto menos.

Dado que estábamos en 1984 (décadas antes de la propagación de cualquier verificación con Google), la afirmación de que Jack era un piloto “muy experimentado, con muchos años de experiencia y varios triunfos notables” quedaba en manos del hombre que lograba tal artimaña, el propio M.L. Así, sin más ni más, Jack se convierte en piloto del prototipo Bussi Rondeau, una variación del vehículo que había ganado Le Mans en 1980, pero con un motor Cosworth. Mientras intentaba idear una forma de ascender de nivel su licencia a nivel B (un escalón por debajo de la licencia necesaria para pilotar en la Fórmula 1, la de nivel A), Jack pensó en rendirse, sabiendo que la prudencia no podría acompañar la decisión de alcanzar los 300 km/h en Mulsanne.

“Al final, simplemente decidí que lo iba a hacer, y eso fue lo que hice”, comparte Jack. “No quería ser ese tipo que luego le cuenta a todo el mundo que casi corrió en Le Mans. Quería ser el tipo que decía que realmente había corrido en Le Mans”.

Una falla de motor en la novena hora impidió que Jack completara su primer intento en Le Mans, pero Bussi quedó lo suficientemente impresionada como para invitarlo a pilotar nuevamente el Rondeau en 1985. En esa segunda carrera, el Rondeau corrió durante cuatro horas hasta que problemas de suspensión lo hicieron imposible de continuar. Sin embargo, en esas breves horas en pista, Jack tuvo la oportunidad de competir, y aprender, con los mejores.


“Simplemente intentaba mantenerme detrás de Derek Bell, Hans-Joachim Stuck o Jacky Ickx en las curvas, intentaba hacer exactamente lo que ellos hacían, y eso me aterraba profundamente”, confiesa Jack. “Yo era solo un agente de bienes raíces y jugador de tenis, hasta que, de repente, a los 40 años, estoy compitiendo en Le Mans. No podía creer realmente que era yo allí, en esa posición. Está más allá de lo que puedo contextualizar. Fue una decisión insensata, en realidad.”

En total, Jack compitió en 17 ocasiones a lo largo de tres años, en múltiples clases y una variedad de vehículos. Además de Sebring y Le Mans, también corrió en Daytona, Riverside, Mosport y Road America, entre otros circuitos. Como puntos destacados, podemos mencionar dos terceros lugares en su clase en Sebring. Sin embargo, Jack decidió colgar el casco, temiendo desafiar al destino durante demasiado tiempo.

“Tengo tres hijos, y había visto a varias personas resultar gravemente heridas, e incluso peor… Además, nunca fui alguien que estuviera al frente, y ciertamente no aparecería en la televisión a menos que un piloto más rápido me pasara”, dice entre risas. “Hice todo lo que pude imaginar, y nunca me lastimé, así que creí que era hora de parar.”

Como nota al pie, podemos decir que Jack Griffin terminó ganando Le Mans, pero en el torneo de tenis de 1985, algo que comparte con una sonrisa en los labios.

Actualmente sigue relacionado con el mundo del automovilismo, pero como coleccionista de Porsche. De su colección destaca un Porsche 914-6 similar al que había usado en su primera carrera.

griffin8
griffin2
griffin5
griffin6
griffin7
griffin10
griffin11
griffin12
griffin13
griffin17
griffin15
griffin14
riffin16
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
griffin8
griffin2
griffin5
griffin6
griffin7
griffin10
griffin11
griffin12
griffin13
griffin17
griffin15
griffin14
riffin16
previous arrow
next arrow

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram