McLaren MP4-2, el primer ganador de Ron Dennis

Competicion 01 Mar 2024

McLaren MP4-2, el primer ganador de Ron Dennis

Por Paulo Alexandre Teixeira

Hace 40 años, McLaren resurgió de las cenizas, con un nuevo propietario, adoptando la tecnología turbo y trayendo de vuelta a un piloto que había perdido la voluntad de competir. Al final de la temporada, en Estoril, el equipo celebró en grande, con victorias en el Campeonato Mundial de Pilotos y Constructores, diez años después del primero. Y cuando en Estoril, Niki Lauda y Alain Prost celebraron juntos en el podio, con el austriaco logrando su tercer título mundial, eso no fue más que el final de un camino que duró cuatro años, desde que Marlboro, el patrocinador, decidió fusionar dos proyectos y salvar a un equipo fundado por Bruce McLaren.

La segunda vida de McLaren comenzó a fines de 1980, cuando John Hogan, uno de los directores de Marlboro International, se acercó a Ron Dennis, quien dirigía Project Four, que había dominado la Fórmula 2. Dennis, ex mecánico de Brabham una década antes, había creado equipos en F2, y quería ingresar a la Fórmula 1. Sin embargo, Hogan prefirió que fusionara su proyecto con McLaren, que había llevado los colores de Marlboro desde 1974 y que esa temporada ni siquiera había subido al podio. Por lo tanto, presionó a Teddy Mayer para que cediera el 50 por ciento de la marca en 1981, mientras construían el MP4, el proyecto con chasis de fibra de carbono.

Las cosas funcionaron: John Watson ganó una carrera en 1981 y al año siguiente, Dennis logró un golpe maestro al convencer a Niki Lauda de salir de su retiro y correr con él. En tres carreras, Lauda triunfó en Long Beach y la marca estaba de vuelta. Watson luchó por el título y terminó en segundo lugar, empatado con Didier Pironi y a cinco puntos del campeón de ese año, Keke Rosberg.


Pero para entonces, Dennis necesitaba un motor turbo y recurrió a su socio, el franco-árabe Mansour Ojjeh, propietario de Techniques D’Avant Garde (TAG) para financiar su proyecto. Este decidió encargar un motor turbo a Porsche, pagando alrededor de 800 mil dólares, y a mediados de 1983, estaba listo para debutar en los autos de Lauda y Watson. Cuando apareció en el Gran Premio de los Países Bajos, montado en el MP4/1E, los primeros resultados no fueron los mejores, pero todos sabían que era solo un ensayo para lo que vendría después.

Y al final de esa temporada, una pieza final encajó: Alain Prost, entonces piloto de Renault, había sido despedido y Dennis, admirador de las cualidades del piloto francés, aprovechó la vacilación de John Watson sobre su salario para contratarlo en poco más de 72 horas. Con la nueva dupla, faltaba el resto: un chasis completamente nuevo para acomodar el motor turbo. Aquí es donde entró un grupo de diseñadores que ayudaron a crear un chasis revolucionario que trajo victorias y títulos, el último de Lauda y los dos primeros de Alain Prost.

Formas Diferentes

John Barnard había llegado a McLaren en 1981 para diseñar el MP4/1. Tres años después, con el motor Turbo, decidió construir un chasis completamente nuevo, utilizando algunos de los elementos que había incorporado en ese chasis. Se utilizaría fibra de carbono, pero también los frenos, ventilados, serían del mismo material, en un concepto revolucionario que casi nadie usaba en el pelotón de Fórmula 1. Junto con el motor Turbo y la ligereza del chasis, parecía ser una combinación ganadora. Sin embargo, había más detalles que hacían que este chasis se destacara de la competencia.

La parte trasera estaba diseñada en forma de “botella de Coca-Cola” para regular el flujo de aire hacia las ruedas traseras y reducir la fricción. Barnard había utilizado esto en el MP4/1 en 1983, cuando los coches se modificaron para compensar la prohibición del efecto suelo. Para ayudar en el proyecto, Barnard contaba con personas como Bob Bell, como jefe de Aerodinámica, y Gordon Kimball, Alan Jenkins y Tim Wright, como asistentes. En cuanto al motor, Hans Metzger, de Porsche, había construido un motor Turbo de 1.5 litros, con un ángulo de 90 grados y desarrollando entre 680 caballos en carrera y 900 en clasificación. Mejor aún: con los reglamentos permitiendo solo 220 litros de combustible en 1984, y la abolición de los repostajes, todo esto resultó en una combinación imbatible.

En cuanto a los pilotos, unir a Lauda y Prost no fue un capricho de Ron Dennis. Ambos pilotos eran excelentes, especialmente en el desarrollo. Podían sacar lo mejor del coche, y este se desarrollaba en la dirección correcta: hacia las victorias.

Palmarés Ganador

Estrenado en Jacarépaguá, Brasil, en la primera carrera del año, Prost terminó triunfando, en la primera de las 12 victorias de la temporada, compartiendo el dominio con Lauda. El francés logró ocho victorias, contra las cuatro del austriaco, pero fue una “media victoria” en Mónaco lo que ayudó en el resultado final. En la última carrera del año, en el Autódromo do Estoril, Prost ganó, pero Lauda fue segundo, suficiente para ganar el título por… medio punto. Si la carrera en Mónaco hubiera llegado a su fin, el francés habría sido campeón con 76 puntos, contra los 72 de Lauda.


Pero en 1985, el francés tendría su redención. Con un Lauda más preocupado por cumplir el contrato para poder retirarse y cuidar su aerolínea, el francés terminó siendo campeón a tres carreras del final de la temporada, en Brands Hatch, en el Gran Premio de Europa. El automóvil había experimentado modificaciones aerodinámicas en las alas, especialmente en la parte trasera, y también a nivel de suspensión; el motor TAG-Porsche era más potente, ahora alcanzando los 850 caballos en carrera, 960 en clasificación; y hubo un cambio de proveedor de neumáticos: en 1984, fueron Michelin, pero al año siguiente, pasaron a ser Goodyear porque los franceses decidieron retirarse de la F1. A pesar de la competencia del Ferrari de Michele Alboreto, estas modificaciones no impidieron que McLaren conquistara tanto los campeonatos de Pilotos como los de Constructores por segunda vez consecutiva.


En 1986, el desafío fue aún mayor. El tanque de combustible se redujo a 195 litros, la potencia del motor TAG-Porsche se aumentó a 850 caballos en carrera, pero eso resultó insuficiente frente a los 900 caballos de la competencia, especialmente Honda. En cuanto a los pilotos, a pesar de que el finlandés Keke Rosberg entró en lugar de Lauda, la competencia provenía de Williams, que tenía motores Honda y una dupla conformada por el británico Nigel Mansell y el brasileño Nelson Piquet, este último proveniente de Brabham. Su automóvil, el FW11, era superior, pero el estilo más suave de Prost y su sentido táctico en pista, aprovechando la guerra sorda entre Mansell y Piquet, lo llevaron a luchar por el título hasta la última carrera, en Australia.

Y fue allí donde se vio la genialidad del francés, cuando decidió, junto con el equipo, hacer una parada extra en la carrera, teniendo neumáticos más frescos, en contraposición a la estrategia de una sola parada de Williams. Como resultado, uno de los neumáticos de Mansell explotó espectacularmente en la recta Brabham, obligándolo a retirarse y haciendo que Piquet fuera a boxes para cambiar neumáticos, dejando al francés en la delantera, posición que no cedió hasta la meta, logrando su segundo título mundial consecutivo.

Al final, el MP4/2 logró un impresionante palmarés: en 48 carreras, el chasis consiguió 22 victorias, 42 podios, siete pole positions, 16 vueltas rápidas y cinco títulos, incluidos tres de Pilotos (uno para Lauda, dos para Prost) y dos de Constructores, en 1984 y 1985.

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram