Maria Teresa de Filippis, una historia de audacia

Archivos 02 Mar 2024

Maria Teresa de Filippis, una historia de audacia

Maria Teresa de Filippis fue la primera mujer en clasificarse para un Gran Premio de Fórmula 1, al volante de un Maserati 250F. Su historia está marcada por la pasión y la audacia.

Maria Teresa de Filippis nació en Nápoles en 1926 y decidió ingresar al mundo de la competición motorizada casi como un desafío. En 1948, participó en su primera carrera real: con solo 22 años, alcanzó el primer lugar en los 10 km de Salerno-Cava de ‘Tirreni, en la categoría de 500cc de automóviles de turismo, superando a sus colegas masculinos. Esta primera victoria encendió su pasión por la competición y al año siguiente triunfó en varias competiciones en la clase de 750cc.

En los años 1953-1954, condujo un Osca 1100cc, con el que ganó las 12 Horas de Pescara, el Trullo d’Oro, la Catania-Etna y los circuitos de Caserta y Siracusa. Fue en 1955 cuando Maria Teresa de Filippis hizo la transición a un Maserati 2000 A6GCS. En un artículo que escribió sobre sus años en la competición, afirmó: “… un automóvil potente, con el que sentí que podía vencer cualquier cosa… y lo hice”. Agregó: “¡Pobre coche! ¡Tantos accidentes espectaculares, pero también tantas victorias!”. Sobre todo una: la victoria en la Catania-Etna en tiempo récord, que permanecería imbatible durante los tres años siguientes. Logró el segundo lugar en la clasificación general, en la clase de 2000cc, en el campeonato de 1955.




En 1958, al volante de un Maserati 250F privado, Maria Teresa de Filippis hizo su debut en el Gran Premio de Siracusa, y luego compitió en su primer Gran Premio del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en Bélgica. Varias mujeres participaron en deportes de motor a lo largo de los años, pero solo Maria Teresa tiene este récord único que no puede ser superado ni igualado: ser la primera mujer en competir en la Fórmula 1.

Capaz de destacarse en un ambiente que hasta entonces se había considerado exclusivamente masculino, Maria Teresa ganó el respeto y la estima de sus rivales, y llevó a las pistas los valores que aún hoy guían a Maserati: excelencia, elegancia y potencia.

Maserati y Maria Teresa de Filippis representan una combinación ganadora. Una historia de tenacidad, coraje y audacia. El deseo y la determinación de enfrentar desafíos técnicos, físicos y personales, y convertirlos en oportunidades para aprovechar, mirando hacia el futuro con determinación.

Ocho años después de su muerte, la fuerza y ​​la importancia de los logros de Maria Teresa de Filippis siguen definiendo los valores de Maserati y también inspiran a todas las mujeres que trabajan para la marca hoy.

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram