Renault 5 GT Turbo, una sorpresa francesa

Archivos 01 Jul 2024

Renault 5 GT Turbo, una sorpresa francesa

Por António Almeida

Yo soy el primero en admitir que no soy fanático de los automóviles franceses. Durante gran parte de mi vida, los automóviles que pasaron por mi casa fueron franceses o japoneses. Desde mi punto de vista, siempre fueron comunes, sin mucho impacto o encanto. Especialmente en lo que respecta a los franceses, estaba el proverbial elefante en la habitación: la calidad de construcción. Hay algunas excepciones, como el Citroën DS y su hermano mayor, el SM. Pero después de años de ser bombardeado diariamente con Clios y Peugeots presumiendo de su magnífico plástico barato y personalidad de electrodoméstico, mi opinión estaba completamente justificada. Incluso en lo que respecta a las versiones deportivas, sus rivales alemanes ofrecen una mejor construcción y los italianos son simplemente más hermosos e interesantes…


Por un momento, volvamos a mediados de los años 80. Renault es una de las fuerzas dominantes en el mercado portugués, ofreciendo una amplia gama de modelos con una opción para cada persona. Desde el económico 4L hasta el lujoso R25. ¡Solo unos años antes, desataron la era del turbo en la F1!


Sí, la misma empresa que construye ese SUV medio extraño con un nombre difícil de pronunciar, hace muchos años diseñó y construyó el motor de 1200 CV que impulsaba el Lotus de Ayrton Senna, así como muchos otros monstruos de esa era de la F1.


Naturalmente, los genios de la publicidad aprovecharon la moda del turbo. Era una palabra mágica, su uso permitía transformar cualquier cosa en su versión mejorada. Estas cinco letras comenzaron a adornar los envases de casi todos los productos. Desde aspiradoras hasta maquinillas de afeitar, todo llevaba turbo. En el ámbito de los automóviles, Renault fue uno de los fabricantes que apostó fuerte por esta tendencia y aplicó el tratamiento turbo a casi todos sus modelos, con exagerados adhesivos y emblemas, especialmente en el Super Cinco.

Para un joven entusiasta de los años 80, ¿cuál creen que sería la elección? Un GTI, un G40, claro que no, todos saben que si lleva turbo es mejor. Como resultado, muchas personas compraron estos modelos picantes, pero lamentablemente muchas unidades no sobrevivieron con el paso de los años, y seguramente hay aún menos en el estado de conservación del ejemplar de las fotografías.


Siempre he pensado que el Renault R5 GT Turbo es un automóvil con una apariencia divertida, al estilo de los años 80. Después de toda una vida en contacto con productos monótonos de Renault, la expectativa para la experiencia de conducción del GT Turbo era que fuera exactamente lo mismo, pero en realidad… No podría estar más equivocado.

Desde el momento en que entras por la puerta, te das cuenta de lo pequeños que eran estos automóviles. No en el sentido de falta de espacio, es suficiente y no es claustrofóbico. Es pequeño en el sentido de que, después de unos minutos al volante, sientes que el automóvil y el conductor son una sola unidad. Es tan compacto que ningún punto del automóvil está lejos del conductor, lo que permite una mayor precisión en la conducción.

Decir esto puede sonar a cliché, pero no deja de ser verdad. Todos los que conducen un automóvil más antiguo lo destacan: el peso reducido y el tamaño permiten disfrutar de una experiencia mucho más visceral que al volante de cualquiera de sus sucesores espirituales. Puede ser más lento y tener peor frenada, pero estas deficiencias se compensan con los niveles de emoción que se alcanzan a velocidades más bajas en comparación con las iteraciones más recientes de la misma fórmula.


Ahora la parte más interesante: la experiencia de conducción.

El pequeño motor de 1.4 litros está alimentado por un carburador bajo presión del turbocompresor. Produce alrededor de 118 CV, pero pesa solo 850 kg, potencia suficiente para esta configuración.

Imagina por un momento, te aproximas a una curva, frenas, haces punta-tacón, pasas de tercera a segunda, mantienes la trazada, aceleras a fondo y nada sucede durante unos segundos. Tus ojos se desvían ligeramente al medidor de presión del turbo, la aguja alcanza el punto crítico y de repente el coche tira hacia adelante violentamente, como un pastor alemán que tira de la correa para perseguir un gato. Las revoluciones suben hasta la línea roja, cambias de marcha a la siguiente relación, el turbo silba, el perro tira de nuevo de la correa, vuelves al inicio y repites. Básicamente, esa fue la experiencia que tuve en mi tarde al volante de este pequeño cohete. Los frenos claramente son de los años 80, dicho esto, son decentes teniendo en cuenta la tecnología de la época.


¡Este pequeño automóvil es una verdadera alegría de conducir! Es compacto, ligero, ágil, sin mencionar la cacofonía de sonidos del turbo, los clics precisos del cambio de velocidades e incluso el retraso del turbo. Al combinar todas estas características, la experiencia de conducción resultante es sorprendentemente divertida, algo que hasta ahora solo había encontrado en marcas alemanas e italianas.

Al parecer, en los años 80, los franceses sabían lo que estaban haciendo. Ahora solo me queda probar más modelos turbo de Renault para verificar si la magia del turbo se extendió a todos los modelos que lucen estos emblemas.

Quiero agradecer a mi buen amigo Pedro Neto y a su padre Rui Neto por su dedicación a este automóvil, tanto durante su restauración como por mantenerlo en esta condición impecable. Sobre todo, agradezco su confianza al permitirme conducir esta pequeña joya que ha cambiado mi opinión sobre algunos automóviles franceses…

IMG_9860-Editar
IMG_9881
IMG_1717
dMgWX-6eQ_KRmezI3jRRvQ
IMG_9858
IMG_1728
ck92J7DLQwOoZP3rOkumZQ
IMG_1730
IMG_9889-2
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
IMG_9860-Editar
IMG_9881
IMG_1717
dMgWX-6eQ_KRmezI3jRRvQ
IMG_9858
IMG_1728
ck92J7DLQwOoZP3rOkumZQ
IMG_1730
IMG_9889-2
previous arrow
next arrow
Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram