MTX Tatra V8: El Superdeportivo nacido detrás del Telón de Acero

Clásicos 02 Jul 2024

MTX Tatra V8: El Superdeportivo nacido detrás del Telón de Acero

Por Pedro Fernandes

Uno de los superdeportivos más improbables de ver la luz en la década de los 90, el MTX Tatra V8 causó sensación cuando fue presentado. Para la (entonces) Checoslovaquia, la producción de un automóvil de esta naturaleza constituía una interesante oportunidad de afirmación política e ideológica; para Tatra, el nuevo modelo proporcionaba algo mucho más valioso: la oportunidad de declarar en voz alta y clara que uno de los fabricantes de automóviles más innovadores de todos los tiempos no solo seguía vivo, sino que también era capaz de sorprender y dejar su marca distintiva en el segmento más emblemático del mundo de las cuatro ruedas.

En actividad desde finales del siglo XIX, Tatra fue pionera en el campo de la aerodinámica automotriz, habiendo producido algunos de los modelos más atrevidos de los últimos 100 años, a saber, los revolucionarios T77/87/97 y el lujoso 603. Contraria a la convención, la ingeniería practicada por Tatra se definió como tan vanguardista que terminó “inspirando” e influyendo determinantemente el camino de Porsche y Volkswagen.

Por su parte, Metalex (MTX), la socia de Tatra en la creación del superdeportivo, está involucrada en la concepción de automóviles de competición (adaptación de Ladas y Škodas) para múltiples disciplinas desde finales de los años 60 y, a principios de los noventa, estaba lista para trabajar en algo propio y especial.


El MTX Tatra V8 fue fruto de la imaginación del diseñador checo Václav Král, quien también sería responsable, en 1993, de la creación del Innotech Mysterro, un prototipo que llamó la atención de los entusiastas del automóvil y que anticipó el C8 25 años antes de que Chevrolet avanzara con el concepto de un Corvette con motor central trasero, utilizando el Mysterro, por primera vez, el motor de un C4 en esa configuración. MTX y Tatra, en (eventual) colaboración con Pirelli y OZ, trabajaron para concretar la visión de Král.


Con una “cara” reminiscente del Elan M100 e inspiración general claramente influenciada por el XJ220 (incluso con pequeñas semejanzas al XJR-15), el MTX Tatra V8 también tenía puntos en común con el Diablo, del cual “heredó” las puertas de tijera y los faros emergentes (aunque, admitámoslo, estos eran comunes en muchos automóviles de este tipo en ese período). Equipado con un motor de 3.9L de 32 válvulas refrigerado por aire, el primer MTX Tatra V8 debidamente homologado para las carreteras públicas fue presentado en el Salón de Praga en 1991. En el evento, Tatra recibió supuestamente doscientas órdenes para el modelo, demostrando que el automóvil había despertado efectivamente la atención del público. Y cabe señalar que esto también despertó el interés de inversores, uno de los cuales propuso a Metalex la adquisición de la parte que la compañía tenía en el proyecto, con la perspectiva de construir una nueva unidad de producción para impulsar el lanzamiento del modelo. Metalex aceptó y la nueva línea de montaje, una inversión del nuevo propietario del proyecto junto con Tatra, tomó forma. El futuro del Tatra V8 parecía brillante, pero las buenas perspectivas no duraron. Poco tiempo después, un incendio destruyó las nuevas instalaciones. El golpe fue devastador.

Pasó el tiempo y, siendo Tatra incapaz de relanzar el proyecto por sí misma, nuevos reglamentos implementados invalidaron la anterior homologación del modelo, lo que hizo necesario embarcarse en un nuevo y costoso proceso con el mismo propósito; no había condiciones para ello.

Con una producción planeada de 100 unidades, cada ejemplar tendría un costo de 2.74 millones de coronas checas (cantidad que la propia Metalex equiparaba con el precio medio de 15 apartamentos en Praga en esa época). Sin embargo, dadas las circunstancias anteriormente descritas, solo se construyeron cuatro MTX Tatra V8; tres quedaron en manos de particulares, uno de los cuales apareció en el cortometraje musical “Runaway” del infame Kanye West. Estos tres ejemplares se reunieron por primera vez desde 1991 para una exhibición especial en el Museo de Tatra en Koprivnice, entre diciembre de 2023 y marzo de este año. Otro ejemplar, el último en completarse (en 1993) y el único equipado con inyección Bosch, que ostenta el récord de velocidad para un automóvil checo, establecido en 1997 por el piloto y exdirector de Metalex Petr Bold, residió hasta hace poco tiempo en el ahora extinto Muzeum Sportovních Vozů, en la República Checa, junto a diversas leyendas del añorado Grupo B y varios otros automóviles de competición.

Actualmente, el MTX Tatra V8 se define como uno de los superdeportivos más oscuros del siglo XX, uniéndose a figuras tan elusivas como el Cizeta-Moroder V16T, el Isdera Commendatore 112i y el Dauer 962 Le Mans en el panteón de los automóviles de ensueño ultra-raros de la década de los 90. A finales del año pasado, Melatex anunció la intención de volver a producir el modelo en una edición limitada de diez ejemplares, con características idénticas a las de los modelos de 1991, bajo la dirección de figuras clave del proyecto original. La espera será, según la compañía, de dos años y el precio de las nuevas unidades no fue divulgado públicamente.

¿Se levantará realmente el MTX Tatra V8 de las cenizas?

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram