A Rainha foi à Guerra

Archivos 06 Jul 2024

A Rainha foi à Guerra

Por Ricardo Grilo

Revolucionario por su estructura monocasco, tracción delantera y por su baja altura al suelo, el Citroën “Traction Avant” comenzó a ser producido en 1934, marcando nuevos estándares de comportamiento y estabilidad. En Francia, la designación “Reine de la Route” (Reina de la Carretera) revelaba bien el aprecio que el público tenía por el modelo creado por la genial dupla Flaminio Bertoni y André Lefèbvre, el diseñador y el ingeniero-piloto de Grand Prix que, en conjunto, darían forma a algunos de los modelos más icónicos y revolucionarios del Siglo XX.

Solo que en septiembre de 1939 comenzó la Segunda Guerra Mundial y el “Traction Avant” fue llamado al servicio militar. Al principio a regañadientes, pues el ejército francés creía que el coche era demasiado bajo para el servicio requerido. Aun así, por la necesidad de transporte, se adquirieron o requisaron casi tres centenares de “Tractions” al inicio de las hostilidades. Con la invasión nazi de 1940, estos descubrieron en el Citroën enemigo un modelo de elección, manteniendo la producción hasta 1941 y requisando varias decenas para su servicio. De hecho, además de los muchos que fueron utilizados por la Gestapo y la Wehrmacht en la ocupación de Francia, los “Traction Avant” con matrícula blanca comenzada por “WH” fueron conducidos a destinos tan lejanos como Trípoli o Stalingrado. Por su parte, por las mismas cualidades que los nazis apreciaban, los “Traction” fueron también vehículos muy valorados por los “gangsters” locales y por la resistencia francesa, que utilizaba estos Citroën siempre que era posible, a veces marcados con la Cruz de Lorena y las inevitables letras FFi (de Forces Françaises de l’Intérieur) trazadas en blanco en la carrocería.


La foto en color que vemos aquí presenta una escena dramática ocurrida unas semanas después del desembarco de los aliados, viéndose un Citroën Traction de la Wehrmacht, con el inevitable camuflaje de tres colores, emboscado e inmovilizado por la acción de soldados de un destacamento de la Francia Libre (los agujeros de bala son bien visibles).

Herido y caído en la zanja, un desafortunado conductor de la Wehrmacht espera su destino, que podría ser tanto un hospital de campaña como un tiro de gracia con sabor a venganza.

El Citroën probablemente habrá cambiado de dueño por tercera vez, pasando a ser usado por los militares franceses o cedido a algún destacamento local de las FFI.

Con el final de la guerra, también terminaba la carrera militar de estos carismáticos modelos de Citroën. Continuarían, sin embargo, siendo fabricados hasta 1957. Lo más interesante es que justo después del conflicto, pasaron naturalmente a ser utilizados por las autoridades del nuevo gobierno francés, pero también por las ya mencionadas bandas de “gangsters”, algunas de las cuales alcanzaron el estatus de mito, como el “Gang des Tractions Avant” del ex-colaboracionista y ex-resistente “Pierrot le Fou”.

Pero esa ya es otra historia…

Imagen en color por Ricardo Grilo

Classificados

Deje su comentario

Por favor autentiquese para comentar

Siga-nos nas Redes Sociais

FacebookInstagram